Autor:

El sindicato Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP) denunció hoy que la Dirección General de Petróleos Mexicanos violó los derechos de preferencia, antigüedad y ascenso establecidos en el capítulo IV de la Ley Federal del Trabajo (LFT) al despedir a seis de sus compañeros profesionistas de manera injustificada, por lo que ya suman 600 trabajadores que sin razón aparente han sido removidos de su cargo.

Ello, señaló el sindicato independiente, se contrapone con lo dicho por el presidente Andrés Manuel López Obrador: “al margen de la ley, nada; y por encima de la ley, nadie”. Pues para la organización, la actual administración de Pemex viola no sólo la LFT, sino también convenios internacionales, como los de la Organización Internacional del Trabajo.

Además, aseguró, hace caso omiso de las recomendaciones de su propia área jurídica, ante lo cual pidió la reinstalación de los extrabajadores y el respeto irrestricto de la legislación laboral.

Hasta el pasado 2 de marzo, la empresa sumó otros seis despedidos pertenecientes a la Untypp, con más de 25 años de laborar en la petrolera, lo que implica una violación al artículo 161 de la LFT: “Cuando la relación de trabajo haya tenido una duración de más de 20 años, el patrón sólo podrá rescindirla por alguna de las causas señaladas en el artículo 47, que sea particularmente grave o que haga imposible su continuación, pero se le impondrá al trabajador la corrección disciplinaria que corresponda, respetando los derechos que deriven de su antigüedad”.

Además, el sindicato informó que son aproximadamente 600 personas las que han quedado fuera de Pemex arbitrariamente de 2016 a la actualidad. Al respecto, la organización de técnicos y profesionistas proporcionó a Contralínea la copia del oficio de la Dirección Jurídica DJ/SJC/30/2019, con fecha del 6 de septiembre de 2019 y dirigido al licenciado Franco Octavio Veites Palavicini, subdirector de Capital Humano de Pemex, en la cual se le solicita que haga una revisión a la aplicación de acuerdos de terminación de servicios para reinstalar y no remover a los trabajadores de sus cargos hasta llevar a cabo el proceso legal correspondiente; sin embargo, continúan los despidos.

Profesionistas despedidos

Salomón Torres Álvarez, de 51 años de edad, fue despedidos el 28 de febrero de 2020. En entrevista, afirma que a pesar de llevar más de 28 años trabajando en Pemex y desempeñar el puesto de subgerente de Riesgos y Ciberseguridad, no le dieron ninguna explicación ni una liquidación.

Relata: “se presentaron a mi oficina dos personas que, sin identificarse, dijeron que venían de Relaciones Laborales y verbalmente me notificaron que estaba ya separado de la empresa. Cuando yo solicité se me diera un documento donde se estableciera el porqué y la justificación, no me lo dieron; sólo me indicaron que ese mismo día tenía que sacar mis cosas y que podía preguntarle a mis jefes, lo cual hice inmediatamente. Al preguntarle a mi gerente, David Arturo Herrera Reyes, a quien contacté vía telefónica porque lo habían sancionado por una falta administrativa, y a Ulises Millán, mi coordinador del área de Servicios de Tecnologías de la Información, ninguno de ellos me explicó, pues expresaron que desconocían la razón”.

Salomón, quien es ingeniero en sistemas computacionales egresado del Tecnológico de Monterrey, señala que la petrolera está tomada por “un grupúsculo de gente que no tiene educación, principios, moral ni conocimientos […]. Tienen falta de toda probidad para tratar con las personas para respetar no sólo los derechos laborales sino los derechos humanos”. También sostiene que “la gente que está actuando desde la Dirección General [de Pemex] lo está haciendo de manera irresponsable”.

Otro de los cesados es José Luis Vázquez Vite, de 65 años de edad, quien expresa que todos los trabajadores que llegaron con la nueva administración, “los de la 4T, han estado despidiendo de forma arbitraria, siendo que la mayoría de ellos no están ni titulados, no tienen una preparación ni para poder llevar a que la empresa salga del bache que tuvo y al rescate de Petróleos Mexicanos”.

El ingeniero químico –que trabajó 26 años em la petrolera– explica: “A mí me ofrecieron una liquidación pero no acepté y además demandé a Pemex para que me reinstalen de nuevo”.

Agrega que el ingeniero Octavio Romero Oropeza –director de la empresa productiva del Estado– “no tiene la capacidad y lo ha demostrado, por eso no da entrevistas al periódico, no sale a los temas petroleros. […] Ahorita que ya bajó el petróleo no sabe qué hacer y ahí es donde se ve la incapacidad que tiene para dirigir una empresa porque cuando tienes la experiencia te previenes y sabes qué hacer cuando hay algún problema”.

Situación parecida enfrenta Fernando Barrera Maldonado, ingeniero químico industrial que desempeñaba el puesto de técnico especialista, con una responsabilidad de Residente de Obra: tampoco aceptó la liquidación porque ésta no correspondía a lo que de acuerdo con la ley le tocaba.

“Nos avisaron verbalmente, no fue nada oficial, sólo se acercaron y nos dijeron que fuéramos a recursos humanos a que nos indicaran cuáles eran las condiciones que nos correspondían para una liquidación […] eso nos sucedió a un grupo de compañeros que estábamos en diferentes gerencias de una subdirección donde fueron jubilando a los jefes y el jefe de estos nos hizo a un lado para meter gente de él”, explica a Contralínea.

Aunado a ello, Barrera –de 56 años de edad– se refiere a la promesa incumplida que hizo el mandatario López Obrador sobre los jubilados de Pemex: “Desafortunadamente lo que estamos viendo en esta administración es que a pesar de que el presidente en muchas ocasiones manifestó –antes de llegar a tomar posesión– que iba a tomar en cuenta a los petroleros que estaban jubilados, fuera de funciones y los temporales –porque es un gran número de personas con mucha experiencia en todas las subespecialidades–, nos damos cuenta que iniciando su gestión parece que se le han olvidado esas promesas. Nosotros hemos tenido varias apariciones en Palacio Nacional recordándole ese compromiso, pero no se ha avanzado”.

También resalta que la situación de la empresa es muy mala porque dentro del sistema, en los altos niveles, siguen directivos de la anterior gestión, quienes no se ponen de acuerdo. “Cada uno jala de su lado, por lo que es un completo desorden”.

Barrera Maldonado dice: “al ingeniero Oropeza yo no le veo el conocimiento completo de la empresa para poder sacarla adelante. Le diría muchas cosas que tiene que hacer en todos los ámbitos: en el técnico, en el financiero, en el organizacional, en el administrativo”.

Por su parte, el ingeniero civil Severiano Osorio Vázquez, de 69 años de edad e integrante de la Untypp, reitera que los despidos deben ser de acuerdo con lo que establece la ley y que no debe haber ingresos mientras esto sucede.

“Está pasando que ingresan personas nuevas que son recomendadas por el personal que va llegando y al mismo tiempo van despidiendo gente de acuerdo a si son allegados al director, gerente o jefe del área; por lo cual no hay un despido adecuado o correcto, sino irregular violando la Ley Federal del Trabajo.”

El ahora extrabajador –que estuvo 23 años en la empresa petrolera– apunta que en la Unión Nacional contemplan que debe haber una comisión tripartita para elaborar y diseñar las microestructuras administrativas de Pemex para que las áreas operativas sean las que corroboren que el personal conozca el área en la cual está trabajando.

Por ejemplo, dice, que el área administrativa revise que en su estructura, los contratos y los reglamentos de trabajo estén de acuerdo con la ley, pero también que ellos, como sindicato, participen en la revisión de los derechos de los trabajadores, contemplando su capacidad y experiencia.

Pese a lo que considera injusticias, la Untypp subraya su total apoyo al presidente López Obrador en su plan de rescatar y fortalecer a Pemex. Ante la forma en cómo se están desempeñando algunos funcionarios de alto nivel en la empresa productiva, específicamente en contra de los derechos laborales de los trabajadores Técnicos y Profesionistas, hace un llamado a que esto se investigue para que el mandatario tenga conocimiento pleno de lo que está sucediendo al interior de la empresa petrolera.

Para la elaboración de este trabajo, Contralínea solicitó la versión de Pemex –a través de Jimena Alvarado y Fernando Aguirre, del área de Comunicación Social–; sin embargo, al cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.

Viridiana García