Autor:

I. No obstante que la obra de Voltaire –seudónimo de Francois-Marie Arouet (1694-1778)– es una legado de sabiduría sobre la tolerancia, la crítica y la bienvenida a las innovadoras creaciones de la ciencia de fundamento matemático (divulgador de Montesquieu, Rousseau, Isaac Newton, Diderot, etcétera, en las ciencias sociales de fundamento jurídico; mal parado por su desconocimiento de Kant), es un autor que no se presta a estudios superficiales o frívolos, como el escrito por Louis Bériot (1939): Un café con Voltaire. Son 315 páginas sin el contenido que espera el lector que tanto admira a ese francés-inglés-universal –como es el caso de quien esto escribe–, al que se atribuye la frase: “Estaré hasta la muerte en contra de lo que dices, pero defenderé hasta la muerte el derecho que tienes para decirlo” –siendo realmente de la escritora británica Evelyn Beatrice Hall (1868-1956), quien bajo el seudónimo Stephen G Tallentyre, escribió seis extraordinarios libros; entre ellos: Los amigos de Voltaire, donde concluye que la síntesis de la obra del escritor, historiador, filósofo y abogado es la frase: “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo” que poco coincide con la frase arriba citada que más se ha divulgado–.

II. Este texto repite lo que ya se ha dicho de él en un sinnúmero de textos, aparte de los que circulan con aportaciones que lo hicieron celebradísimo. Es punto de partida para opinar y respetar las contraopiniones, en lo que se conoce como las libertades, para pensar, escribir, refutar en el contexto de la libertad de prensa y de libre expresión, fundamento de las convivencias democráticas-republicanas, como conquista de la libertad jurídicamente implantada a partir de las Constituciones, sobre todo escritas. Pero que hunden sus raíces, al menos, desde Atenas, Grecia, y su confrontación con Esparta que relata extraordinariamente Tucídides en su Historia del Peloponeso. En cambio, este librillo de Louis Bériot no pasa de ser un mal refrito en 14 capítulos; con insulsa introducción y epílogo, y una bibliografía de donde obtuvo lo sustancioso de su “café”. La bibliografía volteriana es cuantiosa y cualitativamente extraordinaria, sin ya nada que averiguar sobre Voltaire, ya que sus analistas han metido sus narices en todo lo que existe de quien anduvo por todo el mundo de la Ilustración, y en sus aportaciones resumió lo que aprendió y reflexionó con gran maestría; sin originalidades, pero con grandeza de miras para dejar a la humanidad-lectores sus encuentros con quienes estaban ingresando a la universalidad.

III. Si el autor toca esos asuntos, lo hace como si fueran anécdotas, cosas buscadas por el pensador de filosa inteligencia cultivada desde la Francia-Europa. Y así visitar Gran Bretaña para aprender más de los creadores que tuvieron en Locke y Shakespeare sus columnas-faros que siguen alumbrando al mundo con sus aportaciones. Aunque no por eso no debe leerse Un café con Voltaire. Conversaciones con los grandes espíritus de la Ilustración; que más que “espíritus” a secas, fueron individuos que ilustraron al mundo. Voltaire no le mereció a Vernon Bogdanor, autor de la Enciclopedia de las Instituciones, incluirlo entre sus figuras; aunque sí aparece en la Enciclopedia del Pensamiento Político dirigida por David Miller (ambas de Alianza diccionarios). Éste es un librito para pasar un rato leyendo la biografía de un impulsor de instituciones políticas, escrito por un periodista y productor de televisión ya dedicado solamente a escribir. Pero aun sin café, nos sirve para volver a leer, releer y estudiar a este irónico, burlón, satánico y lector, que es Voltaire; quien “apoyaba las pretensiones de los ciudadanos de la clase media frente a los patricios, y las demandas de las clases bajas… abogaba por la igualdad… pero nada como su defensa de la tolerancia política, religiosa y los demás derechos del hombre”, según escribe Maurice Cranston.

Ficha bibliográfica:

Autor:        Luis Bériot. Traducción del francés al español por Mar Vidal

Título:        Un café con Voltaire

Editorial:    Arpa y Alfil editores, 2017

Álvaro Cepeda Neri

[OPINIÓN] [EX LIBRIS]