Autor:

El periodista Pascal Beltrán del Río es director del diario Excélsior. En su columna que apareció en la edición del 9 de diciembre pasado hizo un análisis sobre la información de que el priísta Amador Rodríguez Lozano, ¡secretario general¡ del sospechoso morenista Jaime Bonilla, por órdenes de su jefe ha estado atacando al semanario Zeta, porque los periodistas y la directora del semanario bajacaliforniano se han ocupado de una corrupción entre los bonillas y, principalmente, Rodríguez Lozano (que ya ocasionó el despido de dos funcionarios que habían solicitado sobornos en los primeros días de gobierno del ya desgobernador). El priísta Rodríguez Lozano llegó al grado de lanzarse contra la vida privada de la combativa directora: Adela Navarro.

En una crítica fundamentada en hechos, el director de Excélsior nos convocó a no dejar pasar esa agresión; y es que ese semanario es uno de los que han soportado las embestidas de los gobernantes del PRI, del PAN y, ahora, de Morena. También la emprendió contra la codirectora Navarro Bello, porque los morenistas tampoco soportan el ejercicio de las libertades de prensa. Y es que ese valiente semanario ha mantenido, contra viento y marea de los autoritarismos, una actitud de veraz información con su investigación periodística; acompañando a ésta, la crítica a los abusos sobre todo de los desgobernadores tricolores, blanquiazules y ahora lopezobradoristas. Abusos que contraponiéndose a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos están apoyados por la Constitución de Baja California que ha permitido que Bonilla quiera perpetuarse, alegando ilegal e ilegítimamente que fue electo para gobernar por 5 años, cuando únicamente lo fue para 2 años.

Ya el Tribunal Federal Electoral resolvió que Bonilla y sus empleados no podrán permanecer como funcionarios más que 2 años. Y si continúan con la corrupción, deberán ser encarcelados por sus abusos; pues la información confirma que el priísta está, por lo pronto, presuntamente involucrado en la corrupción. Por lo que ha montado en cólera contra el semanario Zeta porque éste, cumpliendo con su deber y amparado en los artículos; 6 y 7 de la Constitución, se ha ocupado de esos abusos. Así que tanto Bonilla como su secretario de gobierno están a punto de consumar algo más que una agresión a ese medio de comunicación y a sus periodistas.

Éste es un abuso más del binomio Bonilla-Rodríguez, quienes buscan perpetuarse ilegal e ilegítimamente en el poder bajacaliforniano por 5 años, en lugar de los 2 por los que fue electo. Y un abuso del poder más de esa mancuerna monenista-priísta contra el semanario Zeta para tratar de intimidarlo, con la finalidad de que no publique la información que logre recabar en el ejercicio de su desempeño sobre las demás corrupciones de ambos.

Pero no logrará su objetivo, ya que los periodistas de ese órgano continuarán con su tradicional trayectoria: informar y criticar para mantener a toda costa las libertades de prensa, más aún contra los déspotas que siguen llevando a cabo la agresión y los homicidios contra los trabajadores del periodismo que les incomodan. Ignoran que los medios de comunicación no conocen más victoria que continuar con ese deber constitucional y exigencia de la democracia: informar y criticar los abusos de los gobernantes. Así que el valiente semanario Zeta no bajará su bandera y como escribió Pascal Beltrán del Río: “Zeta sabe de amenazas, presiones y agresiones. La trayectoria del semanario está llena de ellas. Ahora vive una más por parte del gobierno bajacaliforniano que solo durará 2 años, aunque tramposamente pretendía hacerlo por 5”.

Álvaro Cepeda Neri

[OPINIÓN] [DEFENSOR DEL  PERIODISTA]