Autor:

I. Populistas hasta las cachas –más que populares reeducados en el habla del pueblo– algunos personajes gustan de usar los modismos del lenguaje, que son expresiones que de forma fija se insertan en el lenguaje como una pieza única para hacerse, pues, populares. Algunos dicen que es un “arte”. Otros que es un recurso para disminuir el impacto de los insultos, utilizando adjetivos. María Moliner tiene amplísima nota sobre modismos en su Diccionario de Uso del Español (editorial Gredos). Y el estudio lexicográfico El Arte del Insulto, de Juan de Dios Luque, Antonio Pamies y Francisco José Manjón, es uno de los libros dedicados a investigar el tema, al presentarnos: “El oficio más viejo del mundo”; “El sexo de los ángeles” “¿Y la familia que tal? La amistad de los pueblos”; “Mens sana in corpore sano”; “Culto a la imagen”; “Los (merecidamente) olvidados”; “Vicios públicos, virtudes privadas”; Prólogo; Introducción; Abreviaturas, y Bibliografía. Debo aclarar que esta nota bibliográfica tiene como motivo la columna de Carlos Loret de Mola, Historias de un reportero, titulada “El gran insultador exige no ser insultado”, donde el periodista nos da una lista de los modismos que López Obrador utiliza para denostar a quienes lo critican o no están de acuerdo con sus actos.

II. “Achichincle, alcahuete, aprendiz de carterista, arrogante, blanquito, callaron como momias, calumniador, camajanes, canallín, chachalaca, chayotero, cómplice, conservador, cínico, corruptos, cínico, corruptazo, deshonesto, desvergonzado, espurio, farsante, fichita, fifí, fracaso, fresa, gacetillero, vendido, hablantín, hampones, hipócritas, huachicolero, ingratos, intolerante, ladrón, lambiscones, machuchón, mafioso, maiceado, me da risa, majadero, mafiosillo, malandrín, malandro, maleante, malhechor, mañoso, ñoño, mapachada de angora, matraquero, megacorrupto, miente como respira, mentirosillo, minoría rapaz, mirona profesional, monarca de moronga azul, mugre, obnubilado, oportunista, paleros, pandilla de rufianes, parte del bandidaje, payaso de las cachetadas, pelele, pequeño faraón acomplejado, perversos, pillo, piltrafa moral, pirruris, politiquero demagogo, ponzoñoso, pregonero, prensa vendida, ratero, reaccionario de abolengo, represor, reverendo ladrón, riquín, rosa postiza, salinista, señoritingo, sepulcro blanqueado, simulador, traficante de influencias, siniestro, tapadera, tecnócratas neoporfiristas, ternurita, títere, traidorzuelo, vulgar, zopilote” (El Universal, 30 de diciembre de 2019). Expuesta la motivación, regreso al texto que nos muestra la investigación sobre el insulto… afrenta, baldón, dicterio, improperio, invectiva, ofensa, oprobio, vituperio, injuriar, agraviar, lastimar, zaherir y vilipendiar, etcétera.

III. Y los que López Obrador usa constantemente para atacar a la prensa que informa y critica, a sus periodistas; a panistas, priístas y uno que otro perredista. No hay mañanera donde no insulte a sus adversarios y/o a cuanto se le antoja que debe injuriar, porque su populismo lo hace creer –no pensar– que le premiarán con un aplauso; no popular, sino populachero. “Esos insultos nos retratan; son un decálogo ingenuo y directo de nuestras conductas y creencias”. Con casi 200 páginas, éste es un texto para hondar en el por qué los politiquillos insultan a sus adversarios con base en “la polarización expresada por la célebre sentencia del que no está conmigo, está contra mí”; indispensable para los que quieran encontrar las entrañas de la personalidad autoritaria que, desde el poder político, practica su autoritarismo injuriando a sus opositores. Insultar desde la impunidad del poder como gobernante, es muy diferente cuando “surge desde lo más profundo de la rebeldía popular, para fustigar vicios, desmontar las falsas buenas intenciones”. Es una investigación que nos provee de mayores argumentos para explicarnos el insulto como arma autoritaria.

Ficha bibliográfica

Autores:     Juan de Dios Luque, Antonio Pamies y Francisco José Manjón

Título:        El arte del insulto

Editorial:    Ediciones Península, Barcelona, 1997

Álvaro Cepeda Neri

[MISCELÁNEO] [EX LIBRIS]