Autor:

Representantes de la delegación III-47 del Sindicato de Académicos y del sector estudiantil de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) afirmaron que la mala gestión de la rectora Rosa María Torres Hernández y de su equipo de trabajo ha originado graves problemáticas en la institución.

En conferencia de prensa, Karla Manife Pérez –secretaria general de esa delegación sindical– aseguró que el desorden en el ámbito administrativo  lo ha llevado a tener que exigir el pago del adeudo de 3 semestres del Programa de Calidad y Eficiencia en el Trabajo (PROCAET), el cual se cubrió por última vez en 2018.

Los académicos también piden el cese al acoso laboral que enfrentan los trabajadores por parte de los directores de Biblioteca y Apoyo Académico, Difusión y Extensión Universitaria, y el pago en tiempo y forma a terceros, ya que trabajadores que se jubilaron hace 2 meses no han recibido su pago por parte del Grupo Nacional Provincial (GNP) debido a que la UPN tiene adeudos con la aseguradora.

Karla Manife Pérez afirmó que la Rectoría de la UPN ha sostenido que las prestaciones laborales han endeudado a la institución. “Les hemos pedido números, porque hasta la Rectoría pasada se hizo una estadística en donde nuestras prestaciones costaron sólo el 7 por ciento del déficit, ¿y todo lo demás dónde está?”

Y agregó que ayer representantes de la delegación sindical III-47 tuvieron una primera mesa de diálogo con la rectora Torres, en la que estuvieron presentes funcionarios de la Subsecretaría de Educación Superior (SES) y de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). Pero, indicó, no hubo avances en la resolución del conflicto.

Por ello, los representantes del sector administrativo, académico y estudiantil hicieron un llamado a la Secretaría de Educación Pública para que establezca una mesa de diálogo que sí atienda las problemáticas de la universidad.

Por su parte, Lizbeth Alvarado Cruz –estudiante de la UPN– mencionó que la comunidad estudiantil se ha enfrentado a diversas problemáticas, entre ellas la falta de insumos para el correcto funcionamiento de las instalaciones y la mala gestión de las becas, ya que no han sido pagadas a la comunidad y son otorgadas de manera inequitativa.

Aunado a ello, Simón Cruz Binzha –asesor político de la delegación sindical III-47– aseguró que están agotando todas las instancias para resolver todos los problemas que aquejan a la comunidad. “Ahora estamos esperando respuesta por parte de la Subsecretaría de Educación Superior, pero si no atiende nuestras demandas iríamos escalando hasta llegar con el presidente Andrés Manuel López Obrador, a fin de ser escuchados”.

Tania Damián