Autor:

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador lamentó actitudes de rechazo a los viajeros del crucero que atracó en puerto de Cozumel, por actos de discriminación, actitudes retrógradas. Se trata de un acto de humanismo, aplicando los protocolos de prevención en caso de contagio por coronavirus. No hay ningún enfermo en el barco y se aplican medidas de vigilancia, señaló.

Dijo que México es solidario con perseguidos de otras naciones y seguirá con su política de refugio, por lo que, aunque no es el caso, se planteó atender el atraco del crucero y eventual atención caso de algún infectado por coronavirus, sin paranoia. “Eso no lo vamos a permitir contra todo lo que se publica en los medios, hay otras condiciones en el país y no se puede apostar a que le vaya mal al país”, acotó.

México está preparado para los efectos del posible efecto del coronavirus en el país, que no haya pánico, porque representa un riesgo y se deben tomar medidas preventivas sin exageraciones, porque hay quienes quisieran que nos fuese mal por cuestiones ideológicas y porque ya no pueden robar.

José Réyez