Autor:

Estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Azcapotzalco denunciaron que antes de la realización de una asamblea estudiantil convocada para este día, autoridades intentaron romper de forma violenta el paro de actividades que mantienen en contra de la violencia sexual y de género.

En medio de un conato de violencia originado luego de que los directivos se presentaran con la intención de tomar el control de las instalaciones, las estudiantes (que también denunciaron la presencia y agresiones de un grupo porril) lograron mantener el paro.

De acuerdo con la revista Proceso, “con forcejeos, petardazos y golpes, un grupo de aproximadamente 60 encapuchados tomó las instalaciones del plantel Azcapotzalco. A pesar de que alumnos, profesores y personal de la dirección trataron de impedirlo por más de dos horas, los encapuchados forzaron una de las entradas y lograron ingresar hacia las 11:30 horas de este miércoles”.

Al respecto, la Universidad Nacional Autónoma de México condenó “las acciones violentas y agresiones realizadas por un grupo de personas embozadas, varias de ellas ajenas al plantel Azcapotzalco del Colegio de Ciencias y Humanidades que tomaron por la fuerza las instalaciones y lesionaron a personal administrativo y académico que estaba dentro de la escuela”. En un comunicado, indicó que “la Universidad Nacional no acepta el maltrato y la agresión contra el personal administrativo y académico, como tampoco contra las alumnas y los alumnos, ni ataques como el de hoy, que buscan desestabilizar la vida universitaria, por ello entregará a las autoridades ministeriales todos los elementos a su alcance para que se proceda penalmente contra los responsables”. Y agregó que “la UNAM repudia esta nueva embestida violenta ejercida por grupos que actúan de manera delincuencial, contraria al espíritu universitario, y exige la inmediata devolución del plantel a quienes, fuera de toda legalidad, lo tomaron por la fuerza”. De acuerdo con las autoridades universitarias, hasta el momento se han atendido 14 personas lesionadas, ninguna de gravedad.

El pasado 20 de febrero, el rector Enrique Graue declaró que espera nunca tener que usar la “fuerza física” para liberar las escuelas que ya llevan meses en paro, según informó Uno TV.