Autor: y

Despidos en Notimex permiten “limpiar la corrupción” y están justificados, asegura Sanjuana Martínez. Como en su labor periodística, ha reunido pruebas de desvíos del erario y otros abusos de poder. Por su parte, extrabajadores aseguran que se trata de persecución política y atropellos. Por conflicto laboral, estalla huelga

Primera parte. La periodista Sanjuana Martínez extiende un mapa financiero en el que se alcanzan a observar nombres, números de cuentas de bancos, direcciones de residencias, viajes… Es el diagrama de la investigación que elaboró la Unidad de Inteligencia Financiera sobre los exservidores públicos que estuvieron al frente de Notimex –la Agencia de Noticias del Estado– en el gobierno de Enrique Peña Nieto, y también de la cúpula sindical, encabezada durante años por Conrado García Velasco.

De este último, la directora de Notimex dice: “se fue a los 3 meses, al ver que yo metía orden aquí, al ver que lo investigaba. Decidí investigarlo, a eso me dedico, hago periodismo de investigación, a investigar todos sus dineros, cuánto dinero le había robado al Estado. Y solamente en el sexenio de Peña fueron más de 300 millones. Y, por supuesto, a investigar todo el flujo económico”.

Ante el asomo más acucioso, Sanjuana Martínez dobla rápidamente el diagrama porque se trata de un documento confidencial en el cual se basan diversas denuncias interpuestas ante la Fiscalía General de la República en contra de aquellos que han saqueado las arcas de la Agencia. Todo, afirma, con soportes documentales que prueban desvíos de dinero público entre otros abusos de poder.

Seguir la pista del dinero público ha sido uno de sus principales objetivos desde que asumió la dirección, porque Notimex “funcionaba como una mafia”, sentencia la periodista en entrevista con Contralínea. Explica que no sólo se trata de personajes que encarnaban la corrupción sino que la complicidad se extendía a decenas de personas.

La funcionaria usa el término “omertá” en analogía con el código de honor siciliano que prohíbe informar sobre actividades delictivas. “Yo creo que Conrado [el exlíder sindical actualmente prófugo de la justicia] daba migajas y hay gente que se conforma con migajas”, señala.

Además del presunto robo de 300 millones de pesos, la directora de Notimex señala otras formas de corrupción enquistadas, como la venta de plazas a personas sin preparación. “Había muchísima que no tenía ni la preparación académica ni la experiencia para ejercer el periodismo de agencia. Y esto tiene una razón de ser: el líder del sindicato vendía las plazas. Entre 80 mil y 150 mil pesos”.

Por ello, a partir del 3 de mayo, Sanjuana Martínez aplicó el memorándum de austeridad republicana emitido por el presidente Andrés Manuel López Obrador. “Ese reajuste de personal sirvió también para detectar a la gente que menos capacidades tenía”, dice. En “todos los casos”, irregularidades y falta de preparación fueron los criterios para realizar los despidos. Para los extrabajadores, los despidos son injustificados porque la razón usada en algunos casos fue la “austeridad”.

Cuando se le pregunta sobre la posibilidad de que algún trabajador gane su juicio laboral por despido injustificado, Sanjuana Martínez responde: “Pues a lo mejor sí. Eso habría que verlo en unos 5 o 10 años porque la justicia es lenta y más la laboral. Pero por supuesto que nosotros nos vamos a defender. En cada caso tenemos expedientes muy bien documentados”.

La directora de Notimex reconoce que para finales de 2019 ya se habían usado 38 millones de pesos para liquidar a 106 trabajadores; que no bastaron los 31 millones aprobados con este fin en la partida presupuestal 15202; y que tuvieron que poner de su propio presupuesto e incluso estaban “pidiendo ayuda” a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para pagar las que quedan pendientes.

El objetivo  del gasto, asegura, es “transformar” la Agencia y romper con los “vicios” del pasado: “Había que darse a la tarea del saneamiento”.

Extrabajadores admiten que en Notimex había corrupción, e incluso se asumen como víctimas de una de sus formas: el “terrorismo sindical”.

Austeridad, despidos y limpia

En los 24 años que trabajó para Notimex, Claudia Arias presenció muchos cambios y vicios. Como reportera y editora fue testigo del poder que fue concentrando el exlíder sindical Conrado García en las redacciones y las demás áreas que integraban la Agencia. En entrevista, denuncia que fue víctima “en carne propia” de uno de los “castigos” más cotidianos que ejerció hasta antes del arribo de Sanjuana Martínez a la dirección: fue congelada.

Esta práctica represiva, como la describe, consistía en cambiar de puesto a un trabajador, de horario e incluso impedir que otros empleados tuvieran comunicación con la persona congelada. De desempeñarse como editora en el área de negocios, en marzo de 2016, Claudia pasó a ser “asistente” del entonces subdirector de información Enrique Valadez. “Me ponen en una esquina, me sientan y me dicen que allí me quedara. Dejé de hacer edición de notas y me tuvieron viendo bitácoras”.

El “error” de Claudia Arias, fue haberle dicho a Conrado García, en diciembre de 2015, que ya no podía seguir ayudándole “en los asuntos de acción social, por motivos personales, lo cual no le pareció y dio la orden de que se me congelara”.

Cuando en julio de 2018 se supo que Andrés Manuel López Obrador sería el nuevo presidente, en la redacción empezaron algunos cambios a manera de regularización. Claudia Arias dejó el confinamiento en la subdirección y le permitieron regresar a editar en el área de deportes, labor por la que había sido contratada.

Otro anuncio llenó de esperanza a quienes habían sido acosados por el régimen sindical: “Se empieza a dar todo este contexto de que va a llegar Sanjuana, y todos brincamos de alegría. Decíamos: ‘Viene a salvarnos’. Pero resulta que salió igual”.

Antes de que se concretara la transición tuvo que sufrir más actos que califica como acoso laboral. “Una jefa que se llamaba Griselda Zayas, editora de la sección nacional que llegó a ser la nueva subdirectora [de información] por ser muy allegada a Conrado, y otra compañera me hacían la vida imposible. Fui al Instituto Nacional de las Mujeres y metí una queja [fechada el 31 de agosto de 2018] porque el acoso ya era increíble. Lo último fue que me cambiaron de horario”.

Dos meses y medio después del cambio de gestión, el 19 de junio, Claudia Arias fue dada de baja. Le dijeron que debía pasar con el subdirector de administración, Juan Canche Chan. Allí le entregaron un documento sin otra razón que “motivos de austeridad” para justificar su baja.

Así, textualmente, quedó registrado en la notificación y en una posterior constancia laboral fechada el 14 de agosto y firmada por el jefe del Departamento de Remuneraciones, Alfredo Concepción García Vázquez: “Motivo de separación: Debido a las medidas de austeridad y control presupuestario contenidas en el memorándum de fecha 3 de mayo de 2019 suscrito por el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, el Lic. Andrés Manuel López Obrador”.

La periodista Sanjuana Martínez explica que fue obligatorio, y no opcional, acatar las medidas de austeridad. “Que es doloroso, pues sí. Por supuesto que a nadie le gustan los reajustes de personal”.

Tras revisar los documentos del despido de Claudia Arias, a petición de Contralínea, el abogado especialista en derecho laboral, el doctor Alfonso Bouzas, explica que “las referidas medidas de austeridad no son razón para despedir a un trabajador: no estaba contratada por honorarios, a tiempo determinado u otra forma que les permitiera despedirla sin causa justificada. Por lo tanto es un despido arbitrario”.

De acuerdo con un dictamen elaborado por la Dirección de Asuntos Jurídicos de Notimex –del 16 al 28 de octubre de 2019–, hay al menos cinco demandas con el riesgo de perderse por haber manifestado “austeridad” como razón para la rescisión de la relación de trabajo.

También advierte que la mayoría de los juicios laborales se iban a perder por no haber cumplido con las formalidades establecidas en la Ley Federal del Trabajo o porque no hubo aviso de rescisión laboral firmado por el trabajador.

Dicho dictamen fue presentado a Sanjuana Martínez el 29 de octubre del año pasado, mediante el oficio DAJ/0956/2019. La periodista lo desestima, pues señala que Itzel García Muñoz, entonces directora de Asuntos Jurídicos de Notimex, “escondió” un diagnóstico anterior que señalaba que, en el caso de 16 demandas en las que los excorresponsales solicitaban 140 millones de pesos en compensaciones, “lo íbamos a ganar”.

La directora de la Agencia sostiene que una forma de corrupción, presente en Notimex desde administraciones pasadas, tenía que ver con el Departamento Jurídico: “perdía todos los juicios”. El dinero resultante “se lo repartían la Junta de Conciliación y Arbitraje, el Sindicato y el trabajador. Claro: el trabajador era el que recibía menos”.

Sanjuana Martínez explica que en el caso del despido de Itzel García, el motivo fue por incurrir en “abuso de funciones de servidores públicos y por robo de documentos”. Agrega que esta exfuncionaria ya fue denunciada penalmente ante la Fiscalía General de la República y se le abrió un proceso sancionatorio ante la Secretaría de la Función Pública. La acusación, dice, está fundamentada en una cláusula de confidencialidad que “todos” firman.

El 21 de noviembre de 2019, en una carta dirigida y entregada al Órgano Interno de Control de Notimex, Itzel García denunció a Sanjuana Martínez por un supuesto abuso de funciones y de obstaculizar la entrega-recepción de la Dirección Jurídica. La exdirectiva fundamentó sus acusaciones en los artículos 49 y 57 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas.

García formaba parte del equipo que inició labores en Notimex. Desde el 9 de septiembre y hasta finales de 2019, al menos ocho integrantes de ese nuevo grupo salieron de la Agencia: cuatro directivos, dos subdirectores y dos fotógrafos.

Al respecto, Sanjuana Martínez explica que los extrabajadores “estaban a prueba” y no funcionaron. “Aquí hay que trabajar 15 horas diarias. Y a veces los sueldos no son tan buenos”. Como ejemplo, dice que ella ganaba “tres veces más afuera”.

De acuerdo con el Departamento de Remuneraciones de la Subdirección de Administración, por lo menos hasta el 15 de octubre de 2019, el sueldo base más la compensación garantizada de Sanjuana Martínez ascendía a 122 mil 512 pesos.

La directora reconoce que la Agencia arrastra un problema de inequidad en los salarios desde el sexenio pasado y promete cambios: “Hay sueldos muy bajos que voy a elevar” en este año, “ya con el nuevo presupuesto y con la nueva reingeniería a través de [la Secretaría de] Hacienda. […] Se van a elevar los sueldos porque yo los considero muy bajos”.

Y es que la disparidad salarial en Notimex llegó a tal punto que los que menos ganan perciben 6 mil pesos al mes, de acuerdo con la “plantilla de personal”.

Nueva organización

Sanjuana Martínez asegura que todos los despidos están justificados. Sin embargo, extrabajadores señalan que algunos fueron echados como “represalia” por su activismo sindical.

Una de ellas es Nancy Mora, despedida el 13 de junio de 2019, y quien asegura que 4 días antes había solicitado una reunión con Sanjuana Martínez mediante la intermediación de Manuel Ortiz, su jefe directo y entonces a cargo de la Dirección de Operaciones Internacionales. El encuentro, dice, no se concretó pero sí su baja “injustificada” de la Agencia, por lo cual inició una demanda laboral para exigir su reinstalación.

Nancy Mora afirma que “los últimos años de la gestión de Conrado García fueron un infierno para todos los trabajadores”. Ella misma había sido víctima de un cambio de plaza –y la disminución de salario correspondiente equivalente al 30 por ciento de lo que ganaba antes– motivo por el cual emprendió acciones legales contra la empresa y el sindicato en enero de 2015.

Considera que, desde que Conrado García “desapareció” de las oficinas –justo después de que Sanjuana Martínez asumiera el cargo–, los trabajadores quedaron sin representación sindical. “Estábamos a la deriva. Sin saber con quién hablar sobre nuestras prestaciones. Estábamos en un limbo”.

Dice que la situación se volvió más preocupante cuando se corrió el rumor de unas elecciones secretas organizadas para votar por un único candidato: Armando Pineda, un “allegado a Conrado”. “Sabíamos que si él se quedaba, las cosas iban a seguir igual.  Iba a ser él dando la cara pero atrás iba a estar Conrado García porque él lo había lanzado como su candidato”.

Nancy Mora y un grupo de 10 trabajadores decidieron formar una planilla de candidatos opositores a Conrado; ella competía para secretaria general. Ella asegura que en ese contexto solicitó apoyo de la Dirección General para que las elecciones fueran transparentes y legales.

Nancy Mora asegura  que antes de su despido atestiguó un proceso electoral irregular que se realizó el 10 de junio por el grupo que apoyaba a Armando Pineda. “Nos dimos cuenta de que sus boletas estaban foliadas y el número correspondía con la lista en la que te anotabas como votante. Es decir, ellos tenían el control de quienes estaban votando. No hicieron las cosas de manera legal, jamás hubo una convocatoria”, comenta.

Héctor Colón y Jaime González también habían apoyado este primer intento de lograr una representación sindical sin la influencia de Conrado García y decidieron continuar con el proyecto. Pero tras la baja de Nancy Mora, los empleados temían que cualquier acción los dejara fuera de la empresa.

Ellos dicen que el 12 de agosto pegaron un documento en el elevador del edificio: “Los invitamos a sumarse y a unirse a esta petición de asamblea para que desde la misma votemos por la destitución del actual Comité y convoquemos a un nuevo proceso electoral para que podamos elegir de manera libre y secreta a nuestros representantes”.

“Sólo lo firmamos Jaime y yo previendo que exista represión y que a nadie más tocaran”, cuenta Héctor. A las 2 horas, dice, fue citado por el subdirector de Administración, Juan Canche Chan, para informarle que la relación con la empresa estaba rota aunque no le manifestó la razón.

Convencido de que no había hecho nada malo decidió no firmar los documentos del finiquito. Entonces emprendió una demanda de reinstalación junto con su compañero Jaime, quien supo que había sido despedido al día siguiente, cuando no le permitieron el acceso a la empresa.

La directora de Notimex, Sanjuana Martínez, dice que Adriana Urrea es una de las tres personas que se han ostentado como líderes sindicales: “ya nos han salido tres, [pero] no presentan ningún documento para comprobar que son líderes. No hacen asamblea, no hacen elecciones, y ya nos han salido varios líderes. Es un sindicato casi extinto, porque aquí la gente así se organizó, con la nueva ley y crearon otro sindicato”.

—Ellos dicen que han sido corridos por tu administración precisamente por su activismo sindical.

—No es cierto porque el 80, 85 por ciento de la plantilla, todos eran sindicalizados. Conrado hizo eso: sindicalizó a todo mundo porque vendía las plazas. No sé qué porcentaje son vendidas, compradas, pero sí podemos identificar a gente que decimos: qué hace esta señora, qué hace este señor aquí, no sabe redactar, no sabe reportear, no sabe editar. ¿Cómo es posible que reciba 20 mil pesos de sueldo?

La representación sindical

Adriana Urrea, periodista del área financiera y con 17 años de labor en Notimex, fue elegida lideresa del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex (Sutnotimex)  el 5 de octubre y despedida el 11 del mismo mes.

“A mí me despiden por resultar electa secretaria general: me dicen que me corren porque yo no cumplí una orden, pero nunca supe qué orden, nunca me dijeron de quién, nunca me dijeron cuándo. Sólo se me informó de palabra a través del subdirector de Administración, Juan Antonio Canche, que me dice que ya no trabajo allí”,

No obstante, su cargo de secretaria general del Sutnotimex es “legal” y es vigente en 2020, dice en entrevista Jorge García, funcionario encargado de atender temas relacionados con sindicatos en el área de Comunicación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Precisa que el registro “no puede ser cancelado, suspendido o disuelto por autoridades administrativas” y que “hasta el momento [diciembre de 2019] no tiene conocimiento de demanda o proceso alguno en torno al registro del Sindicato”.

La periodista Adriana Urrea considera que “es una ilegalidad el hecho de ni siquiera darme un papel ni una propuesta de liquidación. Lo que nos han dicho los abogados es que ellos no quieren dejar ningún registro de que realmente se nos despidió y entonces acusarnos de abandono de trabajo. De por sí ya veníamos sufriendo acoso y luego nos quieren fincar otras responsabilidades. Nosotros ya interpusimos demandas correspondientes por despido injustificado”.

Sin embargo la directora Sanjuana Martínez señala que sí hay justificación: Adriana Urrea “fue despedida por huachicoleo de noticias. Está denunciada por utilizar el material noticioso de Notimex para un programa que tenía que se llama Gira tus finanzas”.

—¿Hay contrato de exclusividad con los periodistas?

—Nosotros aquí sí. Y como funcionario no puedes robarte el material para tu uso personal. Eso es un presunto delito de peculado. Tenemos a la señora denunciada por un presunto delito de peculado.

—Hay otros periodistas que han publicado en otros medios. Erick Muñiz [director de noticias internacionales], por ejemplo. ¿Se da la misma dinámica?

—¿Cuánto cobra? Mientras no cobre no pasa nada— responde Sanjuana Martínez.

Este directivo aparece como autor tanto en el portal digital de La Razón como en Liberal en línea, donde firma un texto de manera conjunta con Alejandro Salas, subdirector de información.

En entrevista, Adriana Urrea asegura que el programa por el que se le acusa de robo de material es de educación financiera y que el tratamiento de la información no tenía nada que ver con el de una agencia de noticias. “Ese proyecto era amor al arte”. No obstante, reconoce: “sí lo constituimos como una empresa”.

Denuncian injerencia

En medio del conflicto laboral derivado de los despidos de la austeridad republicana, el 17 de octubre del año pasado fue registrado el Sindicato Independiente de Notimex (Sininnotimex), 6 días después del despido de Adriana Urrea.

Datos de la Dirección General de Registro de Asociaciones de la STPS, actualizados por última vez el 5 de febrero de 2020, indican que éste cuenta con 28 socios y el secretario general es Jesús Rodríguez Espinosa.

En una nota publicada por Notimex el 24 de octubre de 2019, titulada “Sindicato de Notimex desconoce a supuesta secretaria general”, el Sininnotimex afirmó que “no existen documentos que avalen una supuesta asamblea extraordinaria en donde haya sido votada [Adriana Urrea]”.

Al respecto, Urrea opina que cuando “la Agencia publica algo del Sininnotimex, en ese momento está participando de la vida sindical, y la ley establece que el patrón no puede participar en la vida sindical, eso es una ilegalidad. Y se están ocupando recursos públicos, que tienen un fin de informar, para promover lo que está haciendo ese sindicato”. Añade que en todo caso tendría que darse a Sutnotimex la misma participación. “Pero la directora no nos reconoce”.

Consultado por Contralínea, Jorge García –funcionario de la STPS– explica que “no existe impedimento legal alguno para la existencia de más de una organización sindical de trabajadores en el seno de una empresa o centro de trabajo […]. Sin embargo, en lo que hace a la titularidad del contrato colectivo, siempre aplica la regla de que lo administra únicamente quien representa a la mayoría de trabajadores”.

El Sutnotimex, según la Dirección General de Registro de Asociaciones de la  STPS, cuenta con 122 socios, 96 más que Sininnotimex. Adriana Urrea comenta que, “para ser titulares, el Sininnotimex tendría que demandarnos a nosotros la titularidad del contrato colectivo de trabajo. Para eso se lleva un proceso ante la Secretaría del Trabajo que sometería a votación de los propios trabajadores. El que tenga la mayoría de votos ese se vuelve el sindicato titular”.

Y agrega: “Somos el principal sindicato por decirlo de alguna manera. […] De las personas que tenía afiliadas el Sininnotimex sí te puedo decir que en al menos un 80 por ciento fueron compañeros a los que se les amenazó para firmar a esa afiliación o si no iban a perder su empleo”.

Recientemente, a propósito de negociaciones entre la empresa y Sutnotimex por un posible estallamiento de huelga, Notimex afirmó que no tiene agremiados de este sindicato dentro de la Agencia. Sin embargo, se acordó con ellos una prórroga, con el argumento de que se aumentaron los salarios en 3.4 por ciento.

Juan Carlos Mejía, extrabajador de la Agencia, asegura que tras 25 años de servicio fue despedido por negarse a afiliarse al Sininnotimex. “El martes 8 de octubre me cita Jesús allá abajo de la Agencia en un café donde estaba con un tal Luis Monroy, asesor directo de Sanjuana [Martínez]. Airadamente me dicen directamente […] que las cosas iban a ser así, que todo iba a cambiar, que se iba a mejorar la agencia y que necesitaban nuestra firma para formar un sindicato fuerte”.

Mejía cuenta que se negó y fue entonces cuando Luis Monroy dijo que “si no firmaban habría represalias”. Al siguiente día, 9 de octubre, Juan Carlos Mejía fue despedido. Y tras no aceptar el pago de liquidación que le propusieron inició una demanda contra la empresa exigiendo su reinstalación.

“Todos piensan que es injusto. Si llega una directora y me quita todos mis privilegios, tú como crees que me voy a sentir. Aparte el gremio, en lugar de unirse, se siente afectado porque perro no come perro, se supone. Nada más que aquí la verdad había que hacer un reajuste: es un gremio con un índice importante de corrupción”, asegura Sanjuana Martínez.

Y agrega: “entonces que nosotros intentemos limpiar de corrupción una Agencia pues a muchos les resulta una ofensa. ¿Cómo me atrevo yo a querer limpiar una Agencia de esa naturaleza? Nosotros hemos ya liquidado a 106 trabajadores. Alrededor de 20 no han querido la liquidación, han preferido demandar para buscar la reinstalación. Están en su derecho. Y como siempre se ha dicho, esto es transparente, y es con la razón y el derecho, como dice el ciudadano presidente [Andrés Manuel López Obrador]. Porque primero se intenta conciliar, dialogar, es una nueva etapa: tú ya no quieres trabajar, tú no quieres acatar órdenes, pues te invitamos a irte de la mejor manera”.

La directora de Notimex indica que la mayoría, alrededor del 80 por ciento, aceptó irse.

Contrato para cobertura periodística

Notimex asignó un contrato por 1 millón 739 mil 652 pesos para “servicio de cobertura periodística” a Hugo Gutiérrez, por un periodo de 3 meses. La Agencia de Noticias del Estado aclaró que “como parte de la transformación” se habían cerrado todas las oficinas de corresponsalías. “La Agencia tiene que continuar con su labor informativa y por ello ha contratado los servicios de un equipo de periodistas y técnicos, liderado por Hugo Gutiérrez”. Además explica que el monto pagado incluye todos los gastos que implica transportarse de un lado a otro.

Hugo Gutiérrez publicaba en Notimex desde marzo de 2019 y firmó al menos 24 notas antes de ganar la licitación el 27 de septiembre. Al respecto, la directora Sanjuana Martínez señala que “es una persona que trabajaba desde antes, que no se le pudo pagar 4 o 5 meses por lo mismo, hasta después que salió el contrato”. Añade: “Ya no pudimos sostener su ritmo, por obvias razones. Entonces hasta que le hicieron su contrato pudo él regresar a trabajar”.

Sanjuana Martínez defiende que el trabajo de esta persona es mucho más de lo que alguien puede apreciar en el portal de la agencia: “Es que no vas a ver todo el trabajo de él afuera. Él está en multimedia también, está apoyando todo el tema de internet, el nuevo portal. Hay un chorro de cosas que está haciendo. Él y el equipo”, detalla.

Nancy Flores/Marcial Yangali

[INVESTIGACIÓN] [SOCIEDAD] [SEMANA] [D]