Autor:

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, rechazó lo que considera un “intento de intromisión” que buscaría “desestabilizar” la vida universitaria por parte de diputados del Grupo Parlamentario de Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

En una carta, indicó: “Deseo hacer del conocimiento de todas y todos ustedes mi rechazo absoluto a este intento de intromisión en la vida universitaria, en donde a espaldas de las y los universitarios se pretende incidir en la normatividad que nos rige y que nos hemos autoimpuesto a lo largo de muchos años”.

Ello, luego de aseverar que “a través de la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados –publicada el 18 de febrero–, la comunidad de la Universidad Nacional Autónoma de México se enteró, no sin sorpresa e indignación, de la existencia de una propuesta de reforma a la Ley Orgánica de nuestra Universidad, suscrita por el diputado Miguel Ángel Jáuregui Montes de Oca, del grupo parlamentario de Morena”.

Para el doctor Graue, “el hecho de presentar una iniciativa como ésta, solo puede ser interpretado como un intento de desestabilizar la vida universitaria, en momentos en que la UNAM lleva a cabo los cambios pertinentes a su normatividad para que las y los universitarios convivan en un ambiente de respeto, paz y seguridad”.

Por ello, “como rector de la Universidad de la Nación”, exigió “que las comisiones dictaminadoras correspondientes de la H Cámara de Diputados rechacen esta iniciativa y hagan público y manifiesto el respeto irrestricto a la autonomía de nuestra casa de estudios”. La carta fue dirigida a la diputada Laura Rojas Hernández, presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; al diputado Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política; a la diputada Adela Piña Bernal, presidenta de la Comisión de Educación; a coordinadores de las fracciones parlamentarias, y a la comunidad universitaria.

Graue Wiechers también dijo que “esta iniciativa se suma a otras que han sido presentadas ante las legislaturas estatales por representantes de distintos partidos políticos, en lo que parece constituir una escalada contra la autonomía de nuestras casas de estudio, principio básico e irrenunciable que fue ratificado hace apenas unos meses por el pleno de la H Cámara de Diputados, al aprobar que se preservara en forma íntegra la fracción VII del artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.