Autor: y

Policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana agredieron a activistas y mujeres integrantes de colectivas feministas que se manifestaron –el 14 de febrero en el centro de la Ciudad de México– para exigir justicia en el caso de Ingrid Escamilla, quien fue asesinada por su pareja, Erick Francisco, el pasado 9 de febrero.

Los enfrentamientos comenzaron cuando las mujeres policías rociaron con tanques de gas pimienta a las manifestantes que se encontraban frente al edificio del periódico La Prensa, donde se exigió una disculpa pública por haber sido uno de los medios de comunicación que difundió las fotos del feminicidio, donde se exhibía el cuerpo de Ingrid Escamilla. Sin embargo, el personal del diario se negó a salir y, posteriormente, argumentaron ­–en una reunión con integrantes de la colectiva Ni Una Menos CDMX– no haber divulgado “completa” la imagen.

En ese mismo lugar, una de las manifestantes fue “golpeada” y “rociada en los ojos con gas pimienta” por elementos de seguridad, después de que la mujer tomó uno de los tanques de gas de la policía con el que roció a algunos elementos como “respuesta a su agresión contra mis compañeras”.

La tensión creció cuando al lugar llegaron elementos policiacos hombres, quienes rodearon la movilización. Ante esto, las manifestantes, alertaron de comenzar a ser “encapsularlas”, por lo que el contingente decidió trasladarse hacia el Ángel de la Independencia para luego desplegarse. Además repudiaron la presencia de policías, al corear consignas como “¡eres popó, eres popó; policía violador!” y “¡me cuidan mis amigas, no la policía!”

Al final de la movilización, cuando las mujeres se dirigían al Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC), las agresiones policiales continuaron al punto de que una se las asistentes tuvo que ser auxiliada por sus compañeras, cuando recibió un golpe en la nariz por parte de una de las policías, lo que le propició sangrado.

En la estación Insurgentes del Metro, las demandas para exigir justicia por el feminicidio de Ingrid continuaron: “¡Ingrid no ha muerto, Ingrid somos todas!” Durante toda la manifestación, las mujeres estuvieron acompañadas por miembros de la Brigada Marabunta.

Previó a las manifestaciones, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, explicó –en conferencia de prensa– que durante las manifestaciones del 14 de febrero se desplegarían 1 mil 100 elementos policiacos, encabezados  por el grupo Atenea: “mujeres policías que no van armadas y cada vez están mejor capacitadas en el tema de la contención”.

Karen Ballesteros y Jordana González