Autor:

A 4 meses de la desaparición y asesinato del luchador social Arnulfo Cerón Soriano, organizaciones de la sociedad civil exigieron una investigación exhaustiva de este crimen y sanción a los autores materiales e intelectuales. También señalaron que las autoridades tienen la obligación de atender el grave peligro que enfrentan las personas defensoras de derechos humanos de la Montaña de Guerrero.

De visita en Tlapa de Comonfort, Guerrero -para expresar su solidaridad con la familia del activista, el Frente Popular de la Montaña (FPM) y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan-, representantes de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos; Fundar, Centro de Análisis e Investigación; y Servicios y Asesoría para la Paz aseguraron que, a raíz de las jornadas de búsqueda del defensor Arnulfo Cerón, que permitieron dar con su paradero, “familiares de personas desaparecidas en Tlapa se armaron de valor y decidieron romper el silencio, conformando así el Colectivo Luciérnaga, una Luz en la Oscuridad”.

Arnulfo Cerón Soriano fue un defensor de los derechos humanos y líder del FPM, desaparecido el 11 de octubre de 2019 y encontrado en una fosa clandestina el 20 de noviembre del mismo año en Tlapa.

El 12 de febrero de este año, después de 4 meses, integrantes del FPM concluyeron el plantón que establecieron afuera del ayuntamiento de Tlapa en exigencia de justicia y verdad para Arnulfo Cerón, como parte de los acuerdos alcanzados al más alto nivel: se llevó a cabo en presencia de Héctor Antonio Astudillo Flores, gobernador de Guerrero; un representante de la Secretaría de Gobernación; Dionicio Merced Pichardo García, presidente municipal de Tlapa de Comonfort; un representante de la Organización Nacional de las Naciones Unidas (ONU); el FPM, y Tlachinollan.

Tania Damián