Autor:

Víctor Manuel Toledo Manzur, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, afirmó que los megaproyectos del Tren Maya y el Corredor Transístmico “sí van a ir”, pues las consultas ciudadanas que se han realizado en las comunidades indígenas son totalmente legítimas.

Al participar en el foro “Naturaleza, Derechos Indígenas y Soberanía Nacional en el Istmo de Tehuantepec”, realizado en el Antigüo Colegio de San Ildefonso, el funcionario reconoció que al interior del gobierno de Andrés Manuel López Obrador hay divergencias sobre los megaproyectos y las zonas afectadas.

Indicó que los territorios, desde hace tiempo, han sido asediadas por intereses corporativos y bancarios, “cuyos beneficiarios no son necesariamente los pobladores locales”. Por ello, afirmó, es necesario la creación de un modelo diferente que permita crear alternativas de proyectos no parasitarios ni depredadores.

Ante ésto, Miguel Ángel García, antropólogo y coordinador regional del Comité Nacional para la Defensa y Conservación de los Chimalapas (Cndycch), aseguró que las consultas ciudadanas sobre los megaproyectos fueron tan mal elaboradas que el representante de la ONU en México cuestionó su aplicación.

Según el activista medioambiental, a las comunidades no se les ha brindado información clara sobre el Tren Maya ni del Corredor Transístmico, así como los riesgos que éstos implican. En el momento en que el coordinador del Cndycch iba a exponer el contraste entre la visión desarrollista del gobierno mexicano y la visión de los pueblos en defensa del Istmo de Tehuantepec, el secretario Toledo abandonó el recinto.

En el foro, Elí García, biólogo y asesor de biodiversidad en Oaxaca, lamentó la ausencia del titular de la Semarnat, ya que, afirmó, “estamos tocando temas importantes que atentan contra la vida natural”.

A través de videollamada, Gilberto López y Rivas, antropólogo y articulista de La Jornada, declaró  que los megaproyectos, de carácter etnocida, son la nueva versión del Tratado McLane-Ocampo, los cuales van forzosamente acompañados de la militarización del territorio. “La guardia nacional no se encuentra en donde hay mayor índice de inseguridad, sino donde mayor resistencia hay”.

El antropólogo indicó que entre militarización y consultas amañadas se van a construir los megaproyectos, pero encontrarán la resistencia de los pueblos indígenas organizados.

Tania Damian