Autor:

El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la migración de mexicanos tiene origen en un problema estructural, de falta de oportunidades de trabajo, más que por la violencia en las comunidades.

“También influye la violencia, pero también que se tienen familiares (en Estados Unidos) y los sueldos porque un trabajador allá puede ganar 20 veces más, por la política neoliberal que se cayó por completo el salario de México y es de los más bajos del mundo”, señaló en conferencia matutina en Palacio Nacional.

Por ello, dijo, lo central es que se tengan empleos y bienestar en los pueblos de origen, que el mexicano pueda trabajar y ser feliz donde nació “ese es el ideal, ese es el sueño que queremos convertir en realidad”. Señaló que el mayor número de deportados son mexicanos y, por lo mismo son mexicanos de estados pobres como Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

La mayoría de los casos, agregó, es por pobreza; también son siete causas principales, pero la principal es la necesidad. “De ahí la importancia que tiene el que estemos invirtiendo en programas de desarrollo en las zonas más pobres para que la migración sea opcional, no forzosa”.

José Réyez