Autor:

En el Senado de la República la legisladora Claudia Esther Balderas Espinoza –de la bancada de Movimiento Regeneración Nacional– presentó una iniciativa para reformar los códigos federales en materia penal y civil para castigar severamente a quien atente contra la sexualidad infantil y de personas que no tengan la capacidad de imponerse o de comprender el significado del hecho.

De aprobarse, la pornografía, el turismo sexual y el lenocinio serán considerados delitos contra la indemnidad sexual infantil, adolescente y de “personas incapaces”. La reforma también busca esclarecer los delitos de violencia sexual con el fin de especificar las penas que se aplicarán a las personas que los cometan, sin la posibilidad de que éstos gocen de libertad preparatoria. Cuando el agresor sea el padre o la madre, la víctima podrá modificar su acta de nacimiento con el fin de cambiar sus apellidos.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, “México  ocupa el primer lugar de abuso sexual infantil en el mundo”: anualmente, cerca de 4 millones de niñas y niños son víctimas de delitos que atentan contra su indemnidad sexual.

Estos casos son difícilmente denunciados, ya sea por temor al agresor o a la exposición pública, desconfianza a las autoridades, desconocimiento de sus derechos o poco conocimiento sobre el hecho. Debido a esto, Balderas Espinoza afirmó que es necesaria una reforma que permita reforzar los mecanismos de prevención y erradicación de este tipo de violencia.

Tania Damián