Autor:

“Mi trabajo más reciente es acerca de esa curiosidad que hay en el cuerpo de la mujer y la intervención masculina […] como si fuera el año de 1900 y se tratara de un teatro médico en donde el hombre usa el pretexto de la ciencia para hacer experimentaciones y ver más del cuerpo femenino”, expresa en entrevista la fotógrafa mexicana Sylvana Burns, al hablar de su obra que será parte de la primera edición del BADA MX 2020 y que juntará a cien artistas contemporáneos en la Ciudad de México.

Con 25 años de edad, Sylvana Burns cuenta que su exposición –que será presentada en la Feria de Arte Directo de Artista en Campo Marte, del 6 al 9 de febrero–, habla sobre la “disección” y estar bajo un microscopio como mujer, relacionándolo con el concepto de histeria femenina, un padecimiento que se dice caracterizaba a las mujeres del siglo XIX provocando en ellas alteraciones emocionales.

Dissected surgió de mi día a día caminando por la calle, tomando el transporte público y sintiendo la mirada de los hombres […] empecé a documentar en un diario, la hora y el lugar donde estaba cuando sentía una mirada masculina, así empezó la idea de ser siempre observada, ya de ahí me fui al concepto de histerya, que fue una enfermedad del siglo XIX. De manera que dissected sale de la experimentación que se hace con la mujer y la curiosidad eterna por el cuerpo femenino, sobre todo desde el lado masculino […] lo demás de mi trabajo parte en explorar la representación del cuerpo de la mujer desde una perspectiva femenina que es la mía, como artista y como mujer viendo a otra mujer.”

Asimismo, la fotógrafa nacida en la capital mexicana subraya que se ha enfrentado a diversos problemas en su trabajo debido a que el desnudo femenino sigue siendo un tabú y un tema incómodo para las personas, “yo espero que en un futuro ya no sea tan problemático”.

Además, describe que le interesa ver la reacción del espectador al ver su obra y cuestionar si es verdad que existe una diferencia entre el ojo masculino y el femenino; al respecto narra: “me ha pasado muy seguido con mi trabajo que la  gente dice ‘es muy sorprendente que seas mujer, porque si yo veo estas fotos yo creería que eres hombre’, para mí eso es algo que me hace pensar ‘por qué tendría que ser de un hombre’”.

También, afirma, “cuestionan mi sexualidad porque fotografío a mujeres, para mí simplemente es ‘soy una artista mujer, tomando fotografías de mujeres’ porque siento que es terapéutico, me ayuda a estar en paz con mi existencia como mujer y todas estas ideas que hay con el cuerpo de una mujer, entonces creo que se podría intentar un balance, quitar esa concepción de que debe ser masculino o femenino”.

Por otro lado, Burns, quien estudió fotografía en Los Ángeles, California, asegura que al ser la primera vez que tiene una exposición aquí en México va a ser intrigante ver la reacción del ojo masculino mexicano: “no puedo generalizar y decir ‘va a ser esto o aquello’ pero creo que sí va a ser interesante que el hombre en México vea mi trabajo y saber qué piensa acerca de esto porque yo estaba viviendo en Europa y el discurso del desnudo allá es diferente”.

—¿Qué significa para ti incursionar en el arte como mujer?

—Es muy importante, ya que “las mujeres en el arte” es un concepto relativamente nuevo. El arte, desde los griegos hasta muy recientemente, siempre ha sido algo que los hombres manejan de cierta forma, ya que las mujeres no podían estudiar arte o cosas así. Yo creo que tienen que haber más artistas mujeres que pongan su voz y nuestras percepciones afuera.

—¿Con tu arte buscas contribuir a la liberación femenina?

—Sí, sin duda, yo trato de quitar los mitos que hay acerca del cuerpo femenino. En mi práctica no uso nada de retoque ni photoshop y la mayoría de las mujeres que yo fotografío no son modelos, trato de encontrar gente que no son precisamente profesionales del modelaje y procuro ser lo más incluyente que pueda al no apegarme a una sola idea acerca del cuerpo y de la mujer.

Viridiana García, texto/ Sylvana Burns, fotos

[CONTRALUZ] [ESPECIALES]