Autor:

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo que es inminente la llegada del coronavirus a México porque se trata ya de una epidemia.

“Les garantizo que el virus va a llegar a México”, señaló el funcionario durante la conferencia de prensa celebrada esta mañana en el Palacio Nacional. Sin embargo, aseguró que, hasta el momento, no se trata de un coronavirus que pueda superar la capacidad de respuesta del país, porque presenta una letalidad baja.

López-Gatell señaló que el coronavirus originado en Wuhan, China, presenta hoy una letalidad del 2.99 por ciento y presenta gravedad el 16.3 por ciento de los contagiados. Hasta el momento se cuentan 2 mil 820 casos en todo el mundo.

Dijo que México, Estados Unidos y Canadá son los únicos países del Continente que han presentado capacidad diagnóstica. “Y tenemos una serie de medidas de prevención, preparación y respuesta”.

Agregó que hasta el momento la influenza estacional, provocada por los virus H1 y H3, es 10 veces más virulenta que el coronavirus chino. “La transmisibilidad es más o menos semejante. Cada persona contagiada puede contagiar a dos o tres personas”.

Señaló que una gran cantidad de personas que han sido contagiadas no presentan síntomas. “Eso es esperanzador en términos de los impactos que tiene el virus”, pero al mismo tiempo provoca que haya más contagios.

Sobre la capacidad de respuesta de México, dijo que se cuenta con una capacidad instalada de 2 mil 738 camas para pacientes críticos por enfermedades respiratorias y más de 6 mil ventiladores.

Por su parte, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, señaló que “no se tienen riesgos en México. No tenemos problemas en México. Es nuestro país de los países más preparados y con menor riesgo por la afectación de este virus. Estemos tranquilos; desde luego, atentos”.

Sobre el mexicano que se encuentra en China y que ha pedido ayuda para salir de ese país, López-Gatell señaló que ya viene en camino con el apoyo del servicio exterior mexicano. De todos los mexicanos en China, es el único que pidió salir.

Zósimo Camacho