Autor:

Las comunidades y pueblos indígenas en Guerrero viven rodeados de violencia por el crimen organizado y de impunidad por parte del Estado, advirtió la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC).

En conferencia de prensa, Gonzalo Molina –vocero de la CRAC-PC– denunció que el hostigamiento a la policía comunitaria ha incluido amenazas de muerte y estrategias de desprestigio, principalmente con notas periodísticas en medios de comunicación contra su persona.

Agregó que esto se debe a que el proyecto independiente de cualquier partido político no es bien visto por el gobierno, ya que “teme a la organización del pueblo que busca defender sus espacios, y por ello compran, corrompen, encarcelan o asesinan” a los líderes de las organizaciones.

Indicó que los motivos reales de las agresiones sufridas ­–no sólo contra las autoridades comunitarias sino también contra los defensores de derechos humanos y ambientales– y el aumento de violencia en Guerrero se debe a las concesiones que tienen las empresas trasnacionales sobre las minas de oro, materias preciosas y los ríos que se encuentran en la región, ya que “estorban a los intereses de los grandes capitales coludidos con el gobierno estatal y federal”.

Por su parte, el doctor José Francisco Gallardo –general brigadier y asesor de la CRAC-PC– indicó que la cuarta transformación, a través de la militarización, trata de entregar la nación a las potencias extranjeras y trasnacionales.

Indra Cirigo