Autor:

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró esta mañana que el uso de la fuerza y de recursos como el gas lacrimógeno en la contención de migrantes en la frontera de México con Guatemala es un caso aislado.

También advirtió que los elementos de la Guardia Nacional no cayeron en la trampa de los dirigentes de estas caravanas y sus adversarios.

Indicó que algunos migrantes fueron engañados, que no iba a haber ningún problema y llegarían a la frontera Norte de México, pero ya se dieron cuenta que no era así, que los dirigentes no tenían ningún pase automático, desistieron. Ya regresaron a sus países.

El mandatario dijo que se está ayudando a los que regresan a Honduras a conseguir trabajo en su país. “Desde luego respetamos los derechos humanos”.

Nancy Flores