Autor:

Integrantes de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador, solicitaron a la presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), María del Rosario Piedra Ibarra, apoyo para que haya justicia en el caso de los cuatro estudiantes mexicanos privados de la vida durante el ataque e invasión del ejército colombiano en el territorio ecuatoriano, el 1 de marzo de 2008.

En una reunión realizada en las oficinas de la CNDH, la presidenta refrendó su compromiso con los padres y familiares de los jóvenes asesinados –Juan González del Castillo, Verónica Natalia Velázquez Ramírez, Soren Ulises Avilés Ángeles y Fernando Franco Delgado–, así como de la sobreviviente Lucía Morett Álvarez, garantizando atender el caso con los derechos a la justicia y a la verdad, así como, la reparación integral del daño y a recibir garantías de no repetición.

Lo anterior, consecuencia de la falta de respuesta de las autoridades mexicanas, ecuatorianas y  colombianas, a pesar de que en marzo de 2008, los familiares de las víctimas presentaron una denuncia de hechos en la entonces Procuraduría General de la República, acompañados de la Liga Mexicana  Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos; de igual manera acudieron a la Secretaría de Relaciones Exteriores, embajadas de Colombia y de Ecuador en México y la CNDH.

Los familiares destacaron [en un escrito] que sus hijos han sido criminalizados, en lugar de asumirlos como víctimas. Por tal motivo, manifestaron su petición de reconocimiento público de México, Colombia y Ecuador de calidad de víctimas a los jóvenes asesinados. Asimismo, solicitaron que el gobierno mexicano pida una disculpa pública ante los retrasos en las investigaciones.

Finalmente, externaron ante la presidenta su obligación de defender a los ciudadanos mexicanos que fueron víctimas de delitos en el extranjero y demandaron que abra un archivo político para que la asociación tenga acceso a las acciones que se realizarán contra los responsables y a la reparación integral del daño para Lucía Morett.

Nayeli Escalona