Autor:

Para terminar con la “lamentable historia del avión presidencial”, que no ha podido venderse desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador asumió el poder, este podría ser rifado por la Lotería Nacional (Lotenal).

En su habitual conferencia de prensa, el mandatario dijo que se contemplan cinco opciones para vender:

La primera: que haya un solo comprador, “lo que se inició hace un año con el avalúo de la ONU, por 130 millones de dólares. Había dos compradores en el extranjero.
Uno de ellos ofrece 125 millones de dólares, pero no se puede vender abajo del avalúo de la ONU.

Segunda: “se le dio a conocer al gobierno de Estados Unidos un intercambio para que se entregue el avión a cambio de el equivalente en equipos médicos: ambulancias, rayos equis, lo necesario para los hospitales públicos”.

Tercera: La venta a empresas nacionales en 12 partes, ya hay dos ofrecimientos. Se llevará a 11 millones de dólares por empresa, como una sociedad.

“No es fácil porque si el presidente no lo va a usar, ¿qué empresa lo va a hacer? Fue un exceso”, dijo López Obrador.

La cuarta vía para la venta del avión es que se rente por hora, “que lo administre la Fuerza Aérea, hay un avión así en el mundo que se renta 70 mil dólares la hora. Se buscaría que no fuese tanto la renta, pero que sí se rentará a quienes decidan usarlo”, explicó.

La última opción sería una rifa en la que se dispondría de 6 millones de números, a través de la Lotenal. La venta de cada “cachito” sería de 500 pesos. Con ello, expuso López Obrador, podrían reunirse 3 mil millones dólares. El ganador obtendría el servicio de operación de dos años o uno.

Érika Ramírez