Autor: y

Con la firma de un acuerdo, autoridades de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) y representantes de la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México se comprometieron esta tarde a cumplir las 11 demandas de la colectiva Mujeres Organizadas, con las que se busca prevenir y atender los casos de violencia de género dentro y fuera de las aulas. Esto, sin embargo, no significa que las estudiantes levantarán el paro.

Entre las exigencias destacan: reformar los artículos 95, 98 y 99 del Estatuto General de la Universidad Nacional, para considerar la violencia de género como falta grave y establecer sus respectivas sanciones; reconocer que la renuncia y reubicación del exsecretario general de la Facultad de Filosofía, Ricardo Alberto García Arteaga, se debió a la presión política y no a las acusaciones en su contra por supuesto acoso sexual, así como destituir al abogado Jesús Juárez, quien forma parte de la Oficina de la Abogacía General de la UNAM.

La reapertura de los casos que hayan resultado insatisfactorios, por causa de las autoridades, es el tercer punto, el cual tiene como fin garantizar que las víctimas hayan tenido la atención y el seguimiento adecuados.

En el mismo acuerdo se pidió transparentar las denuncias presentadas en la FFyL, mediante la publicación de éstas en la página oficial de la institución –sin incluir datos personales–, así como la actualización paulatina de las mismas para que semestralmente se pueda evaluar el avance de los casos. Mientras que la quinta demanda se enfoca en la creación de la comisión tripartita y la unidad de atención a la violencia de género, con las que se pretende brindar atención especializada a las denunciantes y no denunciantes que la requieran.

En el punto seis se exige la impartición de talleres con perspectiva de género y feminista para toda la planta académica y administrativa. De acuerdo con lo dicho por el director, Jorge Enrique Linares Salgado, estos se realizarán de forma presencial y serán calendarizados para el semestre 2020-2 y durante los periodos intersemestrales.

Con respecto de la creación de talleres con perspectiva feminista y de género para la comunidad estudiantil, se acordó impartir asignaturas en cada uno de los 10 planes de estudio existentes en la Facultad. Se consideró contar con la ayuda de expertas de las Facultades de Ciencias Políticas y de Trabajo Social para lograr la interdisciplinariedad. Para ambos puntos, la Comisión tripartita creada será la encargada de proponer a quienes impartirán los cursos.

Las autoridades se comprometieron, también, a contratar a tres de psicólogas para contener a las víctimas de violencia de género, denunciantes y no denunciantes de forma legal. Esto, luego de que la colectiva asegurara que el servicio de salud mental brindado por una sola experta sería insuficiente y que los servicios dados por la Facultad de Psicología y Medicina se “encuentran saturados”, además de señalar que el presupuesto es suficiente para la contratación.

Ante esto, Linares propuso la canalización de las víctimas a servicios de salud privados y externos a la Universidad.

Sobre la “no criminalización de la manifestación gráfica”, las autoridades firmaron una carta compromiso para cumplirlo y no desaparecer los murales y “muralas” artísticos y donde también fueron expuestos presuntos agresores.

Respecto del caso de la desaparición de Mariela Vanessa Díaz Valverde, las autoridades acordaron dar una disculpa pública a la familia de la estudiante, luego de que el director Linares Salgado la brindara en el momento del diálogo, violentando los derechos humanos de los familiares, según una de las moderadoras, especialista en la materia.

En tal caso, las Mujeres Organizadas de la Facultad enfatizaron ante las autoridades que no se trata de un punto más para cumplir con intereses políticos y devolver las instalaciones, sino “de la vida de una de nuestra compañeras” porque “no estamos todas, nos falta Mariela”.

La representante de la Secretaría Administrativa de la Rectoría y la dirección del plantel se comprometieron a asignar espacios para la realización de la ”Semana feminista”, organizada por las estudiantes de la FFyL, porque “no nos sentimos seguras en nuestros espacios académicos, ni de trabajo”.

Por último, el director reafirmó su compromiso de trabajar para resolver las 11 demandas, por lo que aseguró se publicarán “de inmediato” las acciones que se están realizando así como el tiempo previsto para la resolución de las peticiones.

Ante esto, la Mujeres Organizadas advirtieron revisarán tales “avances” para decidir la realización de “un nuevo diálogo, en el momento en que sea pertinente”.

Jordana González y Karen Ballesteros