martes 7, julio 2020

Autor:

Ante el ataque ocurrido esta mañana en el colegio privado Cervantes, de Torreón, Coahuila –en el que un menor de 11 años disparó con un arma de fuego a su maestra y otros compañeros y posteriormente se suicidó–, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) advirtió que la violencia en las escuelas es cotidiana y común, lo que ha provocado que los planteles escolares se conviertan en los últimos años en espacios de riesgo tanto para estudiantes como docentes.

Asimismo, indicó que los hechos de violencia perpetrados por el menor de edad –en los que perdió la vida al igual que la maestra, y otras seis personas resultaron heridas– evidencian la gravedad de la problemática que enfrenta el país en materia de seguridad y la debilidad del Estado, ya que “las autoridades no han podido garantizar condiciones de seguridad” para una convivencia pacífica en el país.

El organismo nacional agregó que la violencia escolar es un obstáculo importante para los procesos de enseñanza-aprendizaje, afecta las relaciones sociales y contribuye al desarrollo de graves problemas psicológicos y de integración social en el alumnado implicado en las dinámicas violentas.

Por ello, “debe impulsarse la educación en derechos humanos como estrategia de intervención para atender la violencia escolar, ya que sus principios fortalecen el respeto a la dignidad humana, la conciencia y la responsabilidad social, además de que promueven la participación ciudadana responsable y encaminada al bienestar social”, expresó la CNDH en un comunicado.

También señaló la importancia de comprender la violencia en los centros educativos para tomar en cuenta la diversidad de sus prácticas y de los actores involucrados. Así, las estrategias de intervención destinadas a la erradicación de esta problemática contemplarán los factores que componen, promueven, legitiman, refuerzan y normalizan las prácticas dañinas del fenómeno.

Puntualizó que la institución educativa y todos sus integrantes tienen un papel central en la erradicación de la violencia escolar y en la construcción de espacios de convivencia escolar pacífica, donde sean respetados los derechos fundamentales.

La CNDH condenó el ataque y se comprometió a observar la evolución de los acontecimientos y la atención que las autoridades estatales, municipales y educativas brinden para solucionar este problema.

Indra Cirigo