Nuestros lectores

 •  0

Autor:

La Jornada reinstalará a nueve trabajadores el próximo 21 de enero

En el juicio laboral que 17 trabajadores sostienen contra el diario La Jornada, la empresa ofreció la reinstalación para nueve de ellos. Esto deberá realizarse el martes 21 de enero de 2020 a las 11:30 horas y el miércoles 22 de enero a las 12:00 horas en las instalaciones (ubicadas en Cuauhtémoc número 1236, colonia Santa Cruz Atoyac, a 2 calles de la estación del metro Zapata. ¡Los esperamos!).

Después de 2 años de un juicio laboral en el periódico La Jornada, la empresa ofreció la reinstalación a nueve trabajadores despedidos que deberán presentarse a laborar el 21 y 22 de enero de 2020. Los afectados que llevan más de 48 meses denunciando lo arbitrario de la medida a nivel nacional e internacional, tenían entre 20 y 33 años de antigüedad cuando se les impidió la entrada al edificio. Esto ocurrió después de que en enero de 2017 la administración dejó de pagar todas las cláusulas del Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) –lo que representó 2 millones 800 mil pesos a la catorcena, unos 120 millones en 2 años– y los afectados colocaron las banderas de huelga en junio de ese año, exigiendo la restitución de sus prestaciones.

En la audiencia efectuada en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JLCA) la semana pasada, los desempleados acompañados de su abogado Manuel Fuentes Muñiz recibieron la propuesta de reinstalación para Antonio Vera, Sandra Blanco, Mario Contreras, Óscar Gómez, quienes tenían entre 30 y 33 años de laborar. Así como para Maricela Delgado, Sara Juárez Buitrón, Guadalupe Silva, Mario Ruiz Tenería, quienes dieron servicio al diario durante 20 y 29 años. Está pendiente la situación de otros siete desempleados que interpusieron juicio contra la administración del diario.

Los despedidos cuentan con el apoyo de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y las organizaciones que la integran: Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM), Único de Trabajadores de la Industria Eléctrica (SUTIN), Central Campesina Cardenista (CCC), entre muchas otras. Éstos expusieron su situación en Brasil durante el Tercer Encuentro de la Central Sindical Popular (2017), así como en el consulado de México en Chicago, durante una reunión sindical de solidaridad trinacional (México, EU y Canadá) y lograron más de 5000 firmas de apoyo.

La Jornada –que surgió como un diario de centro izquierda con el lema de “dar voz a quienes no la tienen”– es dirigida desde hace 20 años por Carmen Lira Saade, quien argumentó desde 2014 que tenía problemas financieros y logró en 2015 que el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Jornada (Sitrajor) aceptara la reducción de prestaciones en un 27 por ciento durante 14 meses. Con esto dejó de pagar 21 millones de pesos –entre sindicalizados y personal de confianza– que debían destinarse a modernizar el negocio e inyectar recursos al área de internet, según el convenio firmado por la empresa y la exdirigente Amalia Rivera de la Cabada.

Ante el incumplimiento del acuerdo y la persecución contra sindicalizados y la liquidación de más de 10 jefes que fueron obligados a renunciar, los integrantes del Sitrajor se negaron a firmar nuevamente la disminución de ingresos, como lo pretendió Carmen Lira en noviembre-diciembre de 2016. Por su negativa, los asalariados fueron amenazados en una reunión que se realizó a puerta cerrada en el cuarto piso de la empresa, con la anuencia del entonces presidente del Consejo de Administración y poeta, ahora finado, Hugo Gutiérrez Vega. Se sumaron con apoyo incondicional a Lira Saade algunos accionistas, como Enrique Galván Ochoa, Rafael Barajas (Fisgón), Antonio Helguera, Luis Hernández, Josetxo Zaldúa (José Zaldúa) y Blanche Petriche (Blanca Petrich), Roberto González y Miguel Ángel Velázquez, Andrés Ruiz y Emilio Lomas, entre otros.

Todo lo anterior fue orquestado por la gerente Tania Paulina Olmos, el abogado empresarial experto en desaparecer contratos Alejandro Roel Calvillo, la “asesora” de la directora Guillermina Álvarez y muchos otros incondicionales beneficiados con un esquema de ingreso doble. En cuanto los jefes cumplieron 60 años, renunciaron a la empresa, gestionaron su pensión en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la directora les autorizó una “gratificación” que osciló entre 400 mil y 1 millón de pesos y, posteriormente, los recontrató.

De esta forma tienen la pensión (IMSS) y un ingreso del diario. Esa práctica inició con Carmen Lira, que tiene más 72 años, más de 10 años con doble ingreso, y se extendió a sus secretarias y exjefes con un solo requisito: ser incondicionales y atacar al sindicato.

Crisis financiera

Con el argumento de que había crisis financiera, La Jornada interpuso en la JLCA un conflicto de naturaleza económica que nunca demostró pero contó con el apoyo incondicional de la presidenta, Darlene Rojas. Antes de ese recurso, en enero de 2017 dejaron de pagar el CCT lo que equivale a 2 millones 800 mil pesos cada catorcena, es decir más de 120 millones en los 2 primeros años. Ahora, 48 meses después de la demanda de reinstalación, buscan de nueva forma ahorrarse lo que les correspondería a los despedidos por indemnización (3 meses de salario, más 20 días por año) y ofrecen su reingreso que deberá concretarse, según el acuerdo, los días 21 y 22 de enero de 2020, al tiempo que se precisa en la JFCA el monto que deben recibir como pago de salarios caídos.

Entre la lista de las personas reinstaladas no están los exdirigentes Judith Calderón Gómez y Leonardo Mondragón Román –que ocupaban los cargos de secretaria general y de organización, respectivamente– y quienes fueron acusados de privación ilegal de la libertad por una treintena de esquiroles que entraron a las instalaciones durante la huelga (30 de junio de 2017) y que, con varios jefes, entre ellos la gerente Paulina Olmos, publicaron el diario.

En el proceso penal esta también Maricela Delgado, a quien sí le ofrecen la reinstalación. Ellos tres continúan en juicio mientras que el hijo de Judith Calderón Gómez –Alejandro Caballero Calderón, que tenía 21 años– fue exculpado en enero de 2018 por el juez Enrique Juárez Saavedra, y en esa ocasión el joven –ya fallecido– expuso en la audiencia su inconformidad contra la injusticia hacia los trabajadores.

La Jornada sigue sin pagar el CCT

Ahora que se han cumplido 55 meses de que La Jornada no aplica el CCT pese a que las autoridades laborales le han mandatado hacerlo, continúa la plantilla de trabajadores –que se ha reducido en unas 60 plazas– sin recibir las prestaciones del contrato: seguro de vida, ayuda para lentes, prótesis, más días de aguinaldo, de vacaciones, prima vacacional, ayuda para renta y despensa, premio por puntualidad, entre muchas otras que se lograron en los primeros 32 años de vida de esa organización sindical. El asunto se presentó ante el presidente Andrés Manuel López Obrador en septiembre de 2018, y ante Claudia Sheinbaum cuando era candidata al gobierno de la Ciudad de México y en la Comisión de Derechos Humanos capitalina, sin que los afectados tuvieran apoyo alguno.

Atentamente,

Judith Calderón Gómez

 

 

 

 

 

Leave a Reply