Autor: y

Las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) no buscan responder a las denuncias de violencia sexual presentadas por la comunidad universitaria, sino “criminalizar al estudiantado” organizado, afirmó la colectiva Mujeres Organizadas FFyL (Facultad de Filosofía y Letras). Además señaló que la institución es un sitio  “donde la corrupción y la violencia de género se hacen presentes de manera impune”.

La colectiva acusó que en lugar de velar por la seguridad de las universitarias, la institución las “ha violentado activamente, silenciado y criminalizado”, tras 2 meses de paro total de actividades en esa Facultad, por la nula respuesta a las denuncias de violencia de género.

Como Contralínea lo reveló, entre agosto de 2016 y agosto de 2019 la UNAM recibió 950 denuncias por violencia de género y se identificaron a 499 agresores, en muchos casos, con más de un tipo de violencia. Por ello se establecieron las siguientes sanciones: 119 recisiones de contrato; 17 expulsiones; nueve no renovaciones del contrato por honorarios; 180 suspensiones; 104 amonestaciones; 18 exhortos; 16 firmas de carta-compromiso; 20 acuerdos entre las partes; dos actas administrativas. Además otros 22 casos fueron declarados insubsistentes porque –antes de que se concluyeran los procedimientos– los presuntos responsables murieron accidental o intencionalmente, renunciaron, se jubilaron o los corrieron por otras causas.

Violencia en Filosofía

La colectiva Mujeres Organizadas FFyL denunció que estudiantes menores de edad en resistencia han sido “atacadas por grupos porriles”, por lo que responsabilizaron a la Máxima Casa de Estudios, ante cualquier daño contra “las compañeras”.

Las integrantes de la colectiva indicaron que las autoridades universitarias, lejos de resolver las demandas de las escuelas  –como es el caso de los planteles 7 y 9 de la Escuela Nacional Preparatoria– han presentado denuncias contra las personas que han sostenido los paros, acusándolas –en un comunicado emitido por la UNAM el pasado 3 de enero– de “causar destrozos, vandalismo y saqueos”.

Para la colectiva es lamentable que la institución “realice movilizaciones para levantar los paros” y no se focalice en dar solución a las demandas expuestas, ante el panorama presente de hostigamiento y acoso sexual en la Facultad de Filosofía, lo que deja en evidencia  “el nulo interés en que llevemos [las mujeres] una vida segura en nuestros lugares de estudio”.

Mujeres Organizadas FFyL aseguró que “no pararemos hasta que garanticen la seguridad y permanencia de las mujeres organizadas en sus respectivos planteles durante y al término de los paros”, porque “si tocan a una nos tocan a todas y si nos tocan, que arda lo que tenga que arder”.

Ayer, el rector Enrique Graue llamó a las universitarias a un diálogo para reanudar las clases, al tiempo que señaló que mientras en la Facultad de Filosofía hay una inminente posibilidad de perder el semestre, en las prepas 7 y 9 se perdería el año. Según el rector, han cumplido los puntos del pliego petitorio para combatir la violencia de género.

No obstante su llamado al diálogo, Graue señaló que la ya muy larga suspensión de actividades afecta a miles de universitarios. “No puedo estar de acuerdo con el cierre de los planteles que afecta directamente a las comunidades y que provoca entre nuestros profesores, estudiantes y sus familias, indignación y malestar entre quienes sí desean regresar a clases”.

Jordana González/Karen Ballesteros

 

Leave a Reply