Autor:

I. Del árbol de las libertades nacieron dos de sus ramas más frondosas: el liberalismo político y el liberalismo económico. Respecto de estas ideas, comúnmente conocidas como teorías, al menos desde esas dos ciudades-Estados, en cuyos ramajes han anidado los antes y después de Adam Smith (1723-1790), y de David Hume (1711-1776). Ambos de la ilustración de Escocia, cuando otros pensadores de su gigantesca estatura aportaron sus creaciones para la teoría y práctica intelectuales que enriquecieron a la humanidad. Hume es uno de los puntos de partida del liberalismo político y el pensamiento laico, con lo que propone normar las conductas individuales y colectivas de la sociedad para la convivencia democrática. Adam Smith –por algunos años contemporáneo de Hume– incursionó como jurista, teórico de las doctrinas políticas, la moral como ética democrática dando forma y contenido a su liberalismo económico para alumbrar al trío: capitalismo, capitalistas y capital (usando la hipótesis metafísica de “la mano invisible” para justificar el “dejar pasar, dejad hacer” en el comercio, su libre cambio con lo que luego Say contribuyó con su “ley de la oferta y la demanda”). Ambos gigantes, David Hume y Adam Smith, son objeto de una biografía de Denis C Rasmussen, con título El Infiel y el Profesor. David Hume y Adam Smith: la amistad que forjó el pensamiento moderno.

II. Libro ameno que penetra los problemas y soluciones al que se da lectura de un tirón. Pues a través de su amistad, intercambiar ideas, discutir y aprender el uno del otro, Hume y Smith –ingleses-escoceses como Adam Ferguson, Elibank, Blair, etcétera– crearon el capítulo moderno de la teoría económica y sus políticas económicas. Y de la teoría política y sus prácticas; plantados en el liberalismo como base de las libertades, para fundamentar la “insociable sociabilidad de la humanidad” que ha necesitado del Estado para implantar las democracias –directa e indirecta o representativa– y las autocracias o autoritarismos. Pues sin un orden jurídico es imposible que esos liberalismos sean experiencias históricas para lograr las libertades como derechos humanos. Ensayos morales y políticos, Investigación sobre los principios de la moral. Historia de Inglaterra, Discursos políticos y La riqueza de las naciones, son las aportaciones de teoría y práctica que enriquecieron la ilustración para que la humanidad trabajara la conquista de las libertades. Dice Immanuel Kant en su ensayo Teoría y Práctica: “se denomina teoría incluso a un conjunto de reglas prácticas, siempre que tales reglas sean pensadas como principio… y práctica aquella realización de un fin que sea pensada como el cumplimiento de ciertos principios representados con universalidad”.

III. El infiel y el profesor, porque desacertadamente por el fanatismo de la época, a David Hume lo tacharon de crítico de las religiones. Y por sus ensayos morales, acertadamente calificaron a Adam Smith como “el profesor”. Ambos entrelazaron sus pensamientos como economistas y exploradores de la teoría política democrática en los dos liberalismos que fundaron, alimentando los regímenes liberales en la conquista de las libertades políticas y económicas, para enriquecer a la democracia: representativa y directa; monitoreada ésta por el pueblo para vigilar y controlar al poder público y privado. El Infiel y el Profesor: Hume y Smith, es la biografía de la amistad que forjó las libertades modernas. Doce capítulos, un epílogo, notas, fotografías y el apéndice con la autobiografía de Hume y la famosa carta de Smith, nos ponen al tanto de las aportaciones de estos inmortales de la historia de las ideas, las hipótesis y las grandes creaciones del conocimiento universal. El autor dice: “En otras palabras, acatar las normas jurídicas es necesario para mantener la estructura de la sociedad”.

Ficha bibliográfica:

Autor:        Dennis C Rasmussen (traducción de Alex Guardia Berdiell)

Título:        El infiel y el profesor

Editorial:    Arpa-Ideas, 2018

Álvaro Cepeda Neri

[MISCELÁNEO] [EX LIBRIS]