Autor:

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró esta mañana que no intervendrá en el conflicto interno por el que atraviesa su partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), primero porque tiene que gobernar para todos y, después, porque eso ya es un delito electoral.

“En todos los partidos y en Morena hay mucha gente con principios, con ideales, que no están pensando en el interés personal, sino en la transformación de México. Ellos, estoy seguro, van a saber qué hacer”, detalló en su conferencia de prensa en Palacio Nacional.

También aprovechó para criticar que en gobiernos pasados desde Los Pinos se incurría en delitos electorales: ahí se montaban todos los operativos para llamadas telefónicas que contribuían a los fraudes. Algo que, dijo, se comprobó pero nunca se sancionó por parte de la Procuraduría General de la República.

Nancy Flores