Autor: y

Integrantes de organizaciones civiles, activistas, especialistas, familiares y adolescentes transgénero exigieron a las y los legisladores del Congreso de la Ciudad de México la aprobación de la Ley Infancia Trans, que tiene como fin garantizar y reconocer la identidad de género de las niñas, niños y adolescentes.

Durante el Foro por el Reconocimiento de las Infancias Trans, Sofía, una niña transgénero -persona cuya identidad de género no se ajusta a aquella generalmente asociada con el sexo que se le asignó al nacer- exhortó a los diputados a reconocer la identidad de las niñas y niños desde sus actas de nacimiento, pues aseguró “desde que nacemos nuestra mente es de niña o de niño, aunque nuestro cuerpo sea diferente”.

A una persona cisgénero [persona cuya identidad de género corresponde a la asociada con el sexo que se le asignó al nacer] no le preguntan si está segura de serlo, simplemente lo asumen, y entonces por qué a nosotros sí nos obligan a demostrarles que nos identificamos de un género determinado. La única persona que puede autodeterminarse es uno mismo”, agregó Luis, un niño transgénero.

Al respecto, Nashieli Ramírez Hernández, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, explicó que esta ley “es una puerta de acceso a los demás derechos”, ya que se estaría asegurando el derecho a la identidad, que corresponde al interés superior de la niñez, así como al de la educación y salud; “no estamos solamente hablando de un [derecho], sino que estamos hablando de que el interés superior nos abriría la puerta a garantizar los derechos humanos de todas las niñas, los niños y los adolescentes trans” indicó.

Y es que aproximadamente 2 por ciento de los menores de edad que participaron en Consulta Infantil y Juvenil 2019, organizada por el Instituto Nacional Electoral, se refirieron a sí mismos con un género diferente al  asignado al nacer. “Es importante destacar, que en el rubro de niños de seis a nueve años, el porcentaje no llegaba a 1 por ciento, era 0.2; pero cuando nos íbamos al rubro de 10 a 13 años esto incrementó a 2 por ciento y cuánto estamos hablando ya de adolescentes, como los que nos están acompañando aquí, esto se incrementó a 3 por ciento”, aclaró Ramírez Hernández.

Esta iniciativa de ley busca integrar reformas al Código Civil y de Procedimientos Civiles del Distrito Federal, que permitan a los menores de edad solicitar su cambio de género y nombre en el acta de nacimiento, mediante un trámite administrativo y no por medio de un proceso judicial, el cual “llega a tardar años y que es violento y patologizante para los adolescentes y sus familias, pues la respuesta del juez no siempre es favorable”, afirmó Alhelí Ordoñez, abogada e integrante de la organización LEDESER.

“Hay que entender que cada minuto que pasa sin legislarse y sin  hacer este reconocimiento de la identidad de género se provoca violencia estructural e institucional. Precisamente es necesario tomar decisiones a partir del interés superior de las niñas y niños” añadió.

“Era necesario realizar este foro más que para encontrar las razones, para cerrar las bocas de quienes creen que la razón no está de este lado (…) Para quienes aún ignoran que la ciencia ha plasmado de manera certera la importancia de reconocer la identidad a la que se autoadscribe una persona, desde que tiene conciencia, es decir, en la niñez”, expresó Temístocles Villanueva, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso de la CDMX.

De acuerdo con la Encuesta sobre Discriminación por motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género 2018, 7 de cada 10 personas trans tuvieron alguna experiencia de discriminación durante la atención médica; a 5 de cada 10 persona trans les fue negada la entrada a un baño por su identidad; mientras que 6 de cada 10 reportaron haber escuchado comentarios negativos y burlas en el trabajo.

Karen Ballesteros/Jordana González