Autor:

El 94 por ciento de la población está a favor de colocar sellos de advertencia en bebidas y alimentos que contengan azúcares, grasas saturadas, sodio y/o calorías mayores a los límites establecidos, reveló la encuesta realizada por la organbización Alianza por la Salud Alimentaria, en colaboración con la agencia de investigación social estratégica Dinamia.

Durante la presentación de la primera Encuesta nacional sobre el nuevo etiquetado de alimentos y bebidas ¿Qué dicen los consumidores? ¿Qué más proponen? se reveló que la mayoría de la población apoya los aspectos esenciales del proyecto de etiquetado –elaborado y respaldado por la Secretaría de Salud, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), la Secretaría de Economía, el Instituto Nacional de Salud Pública, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), organizaciones de la sociedad civil y académicos.

Entre los resultados mostrados resaltaron la importancia de que los productos no porten un aval de alguna asociación o institución (con el 75 por ciento de aprobación), ya que la presencia de avales en alimentos y bebidas que contienen en exceso algún ingrediente provocan confusión entre los consumidores. Asimismo, el 85 por ciento de los encuestados coincidió en la necesidad de establecer un sello de advertencia que indique que los productos contienen edulcorantes y no son aptos para niños.

De igual manera, los consumidores, principalmente padres de menores de edad apoyaron la prohibición de colocar elementos atractivos para los niños en los empaques de productos. Alejandro Calvillo –integrante del Poder del Consumidor– explicó que la Organización Mundial de Salud ya había recomendado prohibir estos elementos en los productos dirigidos a niños, ya que son herramientas para enganchar a los menores de edad.

“Los consumidores mexicanos, al igual que las instituciones gubernamentales de salud, los organismos de Naciones Unidas y las organizaciones sociales, coincidimos en apoyar el proyecto de etiquetado, considerando que es una medida urgente a tomar, que es un derecho de los consumidores a la información, en medio de las declaradas emergencias epidemiológicas de obesidad y diabetes en México”, declaró Alejandro Calvillo.

Por su parte, Julieta Ponce –directora del Centro de Orientación Alimentaria– advirtió que la encuesta señala que todos los sectores se pronuncian a favor del proyecto de etiquetado, a excepción de uno: “la gran industria de alimentos y bebidas”.

“Las mismas [empresas] que promovieron el etiquetado actual que nadie entiende y tiene criterios de azúcar que representan un riesgo a la salud; las mismas que se opusieron a la regulación de alimentos y bebidas en las escuelas; las mismas que se han opuesto a toda política que logre reducir el consumo de los alimentos no saludables con los que inundan el mercado”, aportó Calvillo.

La encuesta fue levantada entre el 19 y el 27 de octubre de 2019 y contó con una muestra de 1 mil 200 entrevistas efectivas en vivienda a población mayor de 18 años, en 120 secciones electorales.

Indra Cirigo