jueves 2, julio 2020

Autor:

Con pancartas, tambores, silbatos, pañuelos verdes y banderas moradas con la leyenda “Ni una más”; miles de personas, en su mayoría mujeres, marcharon este 25 de noviembre del Ángel de la Independencia, al Zócalo de la Ciudad de México, con el fin de exigir un alto a los feminicidios que ocurren diariamente en el país y contra las violencias que atentan la vida y dignidad de las mujeres.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujeres; madres, jóvenes, estudiantes, colectivas feministas, asociaciones civiles y familiares de víctimas de feminicidios recorrieron las calles de la capital del país, para reclamar “justicia a los casos de violencia de género que han quedado impunes y seguridad para que las mujeres puedan vivir sin violencia”, aseguró una de las manifestantes.

Desde el inicio de la manifestación, el contingente de aproximadamente tres mil personas, como lo señaló Arturo Medina, subsecretario de Gobernación de la Ciudad, fue resguardado por un “cinturón de paz”, conformado por mujeres trabajadoras de entidades gubernamentales, así como por barricadas formadas por mujeres policías.

“Son tiempos de guerra, de batallas, y muchas son en contra de las mujeres. Nos están matando, violando y obligando a parir. Nos están llevando a la muerte por no obedecerles. Nos quieren separadas. Tenemos el cuerpo hecho de historias diferentes, aquellas que nos recuerdan las heridas y las violencias machistas a las que nos enfrentamos diariamente”, expresó una integrante de la Asamblea Feminista Autónoma e Independiente de México.

Y es que, en México matan a 10 mujeres cada día, por ser mujer, la violación sexual creció 27 por ciento en un año, sólo 1 de cada 10 agresores llegan a tocar la cárcel, cada 4 minutos una mujer es violada, 6 de cada 10 mexicanas han sido víctimas de algún tipo de violencia y el 41 por ciento han sido víctimas de agresión sexual, informó una miembro de la colectiva feminista Marea Verde.

Algunas de las consignas que se escucharon durante la manifestación fueron: “¡señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente!”; “ni una más, ni una más, ni una asesinada más”; “porque vivas se las llevaron, vivas las queremos; porque vivas, vivas estamos, vivas nos queremos” y “no, no es un hecho aislado, los feminicidios son crímenes de Estado”.

Una vez en la plancha del Zócalo, integrantes del colectivo Las Constituyentes CDMX aseguraron que “no se dará un paso atrás a nuestra lucha. La Ciudad de México y la República deben ser un lugar seguro para las mujeres y niñas. ¿Cuántas vidas más costará la ineficiencia de las autoridades y servidores públicos?”.

Por su parte, Feministas con Voz de Maíz expresaron “no queremos ser valientes, queremos ser libres. Nos revelamos contra el sistema capitalista, machista, ecocida y neoliberal”.

“Hoy soy la mujer que le exige al Estado su derecho de volver a casa. Soy la marimacha que toma los puestos de hombre; la pecadora la del pañuelo verde (…) Yo sí te creo. Hasta que quede ningún abuso sin denunciar. Te advierto: mi cuerpo es mi primer patrimonio. Soy la que con el divino talibán prende fuego para calentar la trinchera”, exclamó una de las asistentes.

Al final de la manifestación, las mujeres hicieron un llamado al presidente, Andrés Manuel López Obrador: “más le vale, señor Andrés Manuel, que cumpla su palabra porque no me pienso mover de aquí hasta que con vida nos entreguen lo que con vida se llevaron. Soy una de las 9 mujeres enterradas vivas en este impune matadero que llamamos México”.

Por: Karen Ballesteros