Autor:

I. Debe saludarse que el investigador, escritor, ensayista y periodista Gabriel Zaid nos ilustre con su libro El Poder Corrompe, para encontrar en el poder presidencial –como todo un sistema político en “el país de un solo hombre”, anclado en la frase-título de un libro de Enrique González Pedrero–, las raíces, el tronco y el ramaje del árbol lleno de nidos de ratas-funcionarios, a cuya sombra otros retoños de corrupción corrompieron absolutamente ese sistema en los poderes municipales, de los estados y en los tres poderes del Estado federal, como uno de los ejemplos del historiador John Emerich Dalberg, más conocido como Lord Acton (1834-1902) quien definió que en esos sistemas políticos el poder absoluto corrompe absolutamente. Ésta es la guía-método del historiador Zaid para darnos en 27 ensayos la radiografía del presidencialismo nacido de Santa Anna y Porfirio Díaz. Y que logró burlar a la Revolución de 1910-1917, porque nuestro presidencialismo tiene contrapesos de adorno y el Presidente de la República, el Presidente del Congreso de la Unión y el Presidente de la Suprema Corte: religiosamente tres personas diferentes, aunque una sola verdadera: el presidente como Jefe de Gobierno, Jefe de Estado y Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas.

II. Gabriel Zaid somete a ese presidencialismo a una disección política, económica y social, para mostrarnos sus entrañas en estado de putrefacción, ya que en sus miniensayos dentro de las 142 páginas con un preámbulo, notas bibliográficas e índice de nombres, lugares e instituciones, repasa ese desastre de nuestra vida pública y sus conexiones con la vida privada, donde los corruptos se han enriquecido mientras aumenta el empobrecimiento nacional y nos encontramos cada vez más con una “sociedad… con mayor conciencia pública (y) mayor intervención con diversas iniciativas. Se ha topado con una resistencia feroz o disimulada, pero sigue avanzando. Por primera vez en la historia, la sociedad mexicana es más moderna que sus gobiernos”. Y es que la antigüedad de las mañas corruptoras se puede detectar con la llegada del imperio español, máxime con doña Isabel La Católica –la Reina de Castilla– y el incipiente capitalismo (CH Haring: El Imperio Español en América; traducción de Adriana Sandoval), para prolongarse durante todo el virreynato.

III. Zaid va llevándonos, paso a paso por la escalera; mostrándonos la mordida a través de 1934 al 2019; y partiendo de la economía presidencial desfilan, sobre todo Miguel Alemán iniciando la interminable corrupción que ha desacreditado al capitalismo en su versión de neoliberalismo económico, dañando al liberalismo político. La élite administrativa, legislativa y judicial de las entidades, sus municipios, el gobierno federal (y no el “gobierno de México” como firma el lopezobradorismo con su centralismo populista), se ha corrompido… de pies a cabeza, legitimándose con elecciones salidas del fraude electoral para que reine la corrupción absoluta del priísmo al panismo, al perredismo y a los demás partidos para culminar ahora con los morenistas. Es más que cierto que el poder corrompe, como “maldición” política en nuestro sistema-régimen presidencialista; donde Santa Anna y Porfirio son el modelo de los presidentes nacidos del PNR al de Morena (1929-2019). “El poder (absoluto) empuja al crimen, la locura, la corrupción”. Así es como, integrado a sus anteriores libros, El poder corrompe de Gabriel Zaid forma una enciclopedia de cultura, información, análisis e investigación sobre nuestros Estados Unidos Mexicanos; y lo convierte en un libro indispensable para leer y estudiar, como arma de la razón antiautoritaria.

Ficha bibliográfica:

Autor:        Gabriel Zaid

Título:        El poder corrompe

Editorial:    Debate, 2019

Álvaro Cepeda Neri

[MISCELÁNEO] [EX LIBRIS]

 

Leave a Reply