Autor:

“El presidente [Ernesto] Zedillo, con todo respeto, privatizó los ferrocarriles y terminando su mandato se va a trabajar a la empresa que se quedó con los ferrocarriles”, criticó el presidente Andrés Manuel López Obrador al tiempo que celebró que en la Ley de Austeridad quede prohibido que los servidores públicos se contraten con la iniciativa privada luego de dejar el cargo público y hasta 10 años después.

“Otro expresidente se va a trabajar con una empresa española de gas”, indicó en su conferencia de prensa de esta mañana en clara alusión a Felipe Calderón Hinojosa, quien se contrató con la trasnacional Iberdrola, a la que había beneficiado durante su mandato.

“Casi todos los exdirectores de Pemex, los funcionarios de Hacienda”, brincaban del servicio público al privado. “Les ayudaban, formaban parte de los proyectos de privatización y les entregaban información privilegiada. Ya eso quedó prohibido”, destacó el mandatario.

Y agregó que por eso son muy importantes los perfiles de quienes ocupen cargos públicos durante su gobierno. Al respecto, destacó el trabajo de la secretaria de Energía, Rocío Nahle: “Imagínense lo que me quita de carga el que esté ella allá [en Tabasco]: es profesional, ingeniera, tiene convicciones y es honesta. [La Refinería de Dos Bocas] Es un proyecto de 8 mil millones de dólares: imagínense si fracasamos porque se le dio el contrato a una empresa como Odebrecht, pues se acaba toda esperanza en un cambio verdadero, en una transformación. Eso es lo que se tiene que estar cuidando”.

Y adelantó que la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, acaba de hacer un informe –y se lo presentó hoy en la mañana– respecto de la austeridad y el impacto en el combate a la corrupción por “la simple aprobación de un solo artículo”, en referencia a la prohibición de 10 años para que los servidores públicos participen en la iniciativa privada.