Autor:

Integrantes de asambleas feministas autónomas e independientes acusaron al extitular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, de haber sido omiso y negligente ante casos de violencia de género, pues “nunca le importó” resolver este tipo de violaciones a derechos humanos contra mujeres.

Luz María Mondragón, miembro del colectivo feminista Madres en Resistencia, puso como ejemplo el caso de Claudia, quien luego de haber sufrido acoso sexual mientras laboraba en el Centro de Estudios Superiores Navales –donde se imparten estudios de posgrado a personal de la Secretaría de Marina–, denunció dicha violación a sus derechos humanos ante la CNDH pero “se negaron a atender el caso y posteriormente le rescindieron de su contrato”.

La activista explicó, en conferencia de prensa que desde hace 1 año se le pidió a la CNDH actuar sobre este caso; sin embargo, dijo, el exombudsman “no atendió los llamados [que se hicieron] pese a estar amenazada la integridad de la víctima. Doce meses después, la Comisión sólo simuló estar trabajando. [González Pérez] se fue y el caso no obtuvo la justicia que merece”.

Luz María Mondragón también aseguró que a González Pérez “nunca le importó resolver esta terrible violación de derechos humanos, quizá por intereses políticos”, y recordó que aunque el exmbudsman expusó la situación de violencia que viven las mujeres en México en la recomendación general 40/2019, ésta sólo se hizo para “promover su imagen política”, pues el documento “destila pura demagogia. El primero en no respetar los principios de justicia fue él”.

Ante ello, la activista exhortó a Rosario Piedra Ibarra a que los primeros casos que atienda sean los que implican actos de violencia contra mujeres. Asimismo, Angélica Sánchez, coordinadora nacional de Usuarixs en Resistencia, pidió a la nueva ombudsperson escuchar a las mujeres y hacer cumplir las recomendaciones que se emitan sobre cualquier tipo de violación a derechos humanos.

Por su parte, Miriam Hernández, quien forma parte del colectivo Pan y Rosas, también recordó a Piedra Ibarra que “para conquistar una vida libre de violencia” es necesario que las instituciones erradiquen la impunidad y tomen en cuenta las luchas de los movimiento independientes.

Por último, las activistas hicieron un llamado a todas las mujeres, jóvenes, amas de casa, trabajadoras, sindicalizadas y estudiantes, organizadas o no, a sumarse a la marcha del próximo 25 de noviembre que se realizará del Ángel de Independencia al Zócalo capitalino, con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, pues señalaron es una forma de unirse y luchar contra “la violencia machista estructural” que existe en todo el país.

Karen Ballesteros