Autor:

I. Leer y releer las creaciones literarias de Stefan Zweig (1881-1942) hace vibrar las cuerdas de nuestro violín de sentimientos. Y escucharlo a través de la lectura es verlo dirigir y ejecutar la música de sus novelas, como las que recoge el libro Obra Selecta, que reúne 11 de esas melodías. Un ilustrador prólogo de Gabriel Schutz nos introduce en el universo de la fantasía del escritor austriaco que dejó en más de 100 trabajos su legado de belleza. Con el cincel de su pluma logró una serie de esculturas femeninas asidas al amor. Nacidas del binomio: hombre-mujer, nos muestran la naturaleza humana en su tarea incansable por alcanzar –parafraseando a Kant– la insaciable –fugaz o no– ansiedad de amar y ser amado. Maravilloso, atormentado, feliz-infeliz autor, su testamento es herencia para la Humanidad; pues recrea el entramado de pasiones que van de lo sublime a lo demoníaco. Ardiente secreto. Miedo. Amok. Carta de una desconocida. Los ojos del hermano eterno. 24 horas en la vida de una mujer. Mendel, el de los libros. El candelabro enterrado. Impaciencia del corazón. Novela de ajedrez. La embriaguez de la metamorfosis. Huyó del nazismo, como otros austríacos (Freud, Kelsen, Roth, etc,) y prefirió quitarse la vida antes que –como creyó– ver a esa infamia triunfar; pero que su obra, finalmente, contribuyó a derrotar como un soldado de la pluma.

II. Sus obras circulan en casi todos los idiomas, con la fortuna de tenerlo en español. En este compendio, traducen del alemán a nuestro idioma: Iván Viñas, Bibiana Camacho, Rogelio Toledo, Isaí Moreno, Ave Barrera, Raúl Sánchez y Dolores Horner. Maestro de la prosa, Zweig supo con ella construir sus trabajos de deslumbrante sencillez, sobre las complejas y contradictorias emociones románticas, eróticas, maternales, donde el amor entre mujeres y hombres es el factor común de lo que se ubica en el corazón; aunque participa todo el cuerpo: conocimiento, sentimientos y voluntad. Con la metáfora del Cupido que envía flechas de amor-deseo para enamorar a una mujer o a un hombre que, como bumerang regresan para flecharse mutuamente, su pluma es el arco de esas flechas que abren y cierran las heridas del corazón que representa al amor. El prólogo nos reseña las novelas. Ardiente secreto…. una breve obra maestra sobre los tormentos de la niñez y la adolescencia. Miedo… la disección de una pasión. Amok… un médico con estudios en Alemania, un hombre de ciencia que pierde aplomo y racionalidad cuando se encuentra con mujeres autoritarias, arrogantes, capaces de dominarlo. Carta de una desconocida… confesiones femeninas que han aguardado toda la vida para poder ser dichas; como también en Veinticuatro horas en la vida de una mujer.

III. Pasó por alto: Mendel el de los libros, donde Zweig narra su encuentro con el librero Jakob Mendel, “saurio bibliográfico, de una especie antediluviana en peligro de extinción”, capaz de encontrar cualquier libro desde Viena en toda Alemania. El Candelabro enterrado, un homenaje al judaísmo cuya sabiduría consiste en la conservación de un pueblo, su identidad y un legado común… la historia de Kekesfalva, una mujer bellísima y Edith otra mujer casi paralítica. Novela de ajedrez –que tiene hipnotizado al del prólogo–, el trabajo póstumo de Zweig es el duelo entre dos adversarios, de la fría razón ante un tablero de 64 casillas versus la pasión que raya en la locura. La embriaguez de la metamorfosis… novela inconclusa que retrata el paso, casi salto, de la pobreza a un esplendor fastuoso donde aparecen los sentimientos de clase. Toda su obra se lee con fervor literario de aprendizaje. Se hizo novelista, ensayista, historiador leyendo, investigando y recreando para la literatura, la naturaleza humana en sus siempre cambiantes manifestaciones. Así, la genialidad de Stefan Zweig ofrece novedades-innovadoras que estremecen los sentimientos en cada lector.

Ficha bibliográfica:

Autor:        Stefan Zweig

Título:        Obra selecta

Editorial:    Mirlo, 2018

Álvaro Cepeda Neri

[MISCELÁNEO] [EX LIBRIS]