Autor:

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que quienes no aceptan que Rosario Piedra Ibarra haya asumido la presidencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) responden a “una actitud revanchista: cómo ahora los humillados, los vencidos, los sometidos, van a formar parte del gobierno”.

A ellos les respondió: “Pues así es”. Agregó que quienes no están de acuerdo con que Piedra Ibarra haya asumido como ombudsperson, están en su derecho; pero “fuera máscaras”. Señaló que muchas de las actitudes contra la nueva presidenta de la CNDH son de tipo clasista y racista.

“A quién le incomoda, a quién no le gusta, que las víctimas o familiares de las víctimas se ocupen de garantizar los derechos humanos, después de que ese organismo se ha dedicado a simular, que ha sido un parapeto, que ha estado sometido al Estado en las épocas de mayor violación a los derechos humanos”.

Dijo que en el México actual sí se vive un cambio profundo y el ejemplo es que ahora la CNDH esté encabezada por una mujer que padeció por la desaparición de su hermano.

Zósimo Camacho