Autor:

La violencia en las calles, exclusión, acoso escolar, educación de baja calidad, pobreza, falta de acceso a la salud, embarazo adolescente y cercanía con el mundo del narcotráfico son las principales problemáticas a las que se enfrentan las niñas, niños y adolescentes en Sinaloa.

De acuerdo con los resultados obtenidos de una consulta realizada a más de 200 niñas, niños y adolescentes de Culiacán y Villa Juárez, por las organizaciones Red Paz Mx y Save the Children, los menores siguen viviendo en un entorno violento y con acceso a servicios deficientes, lo que les impide tener una vida integral.

Y es que el 28 por ciento respondió  que vive la violencia en su entorno, el 35 por ciento aseguró que la educación sólo desarrolla algunas capacidades físicas y mentales, 32 por ciento dijo que se ha sentido discriminado por razones de género, 37 por ciento consideró que pocas veces su opinión es tomada en cuenta y 39 por ciento opinó que muy pocas veces tiene tiempo libre para destinarlo al juego.

Por ello, el cumplimiento de los derechos de las niñas, niños y adolescentes del país sigue siendo un aspecto pendiente y un reto mayúsculo para quienes debemos garantizarlos, aseguró en conferencia de prensa Ricardo Bucio, secretario Ejecutivo del Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna).

En el marco del 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño y la Niña, el senador Martí Batres Guadarrama reconoció el trabajo de las asociaciones en pro de los derechos de la niñez y recordó su compromiso de “tener una educación con participación, cero analfabetismo, adecuada alimentación en las escuelas y fomentar la no discriminación y la paz”.

Asimismo, María Josefina Menéndez, directora Save the Children en México, hizo un llamado a los adultos responsables de la garantía de los derechos de la infancia para que los menores sean tomados en cuenta en las decisiones públicas que tengan incidencia en su vida.

“Tenemos una deuda muy grande y muy grave con las niñas y niños mexicanos que enfrentan pobreza, discriminación y falta de servicios, así como violencia. Cada vez que se inicie una discusión importante de debe tenga presente la voz de los niños y niñas, ya que no solo se estará  cumpliendo con los derechos de ellos, sino con los de la sociedad que las y los mexicanos nos merecemos”, finalizó María Josefina Menéndez.

Karen Ballesteros