Autor:

Al referirse al asilo político que ha dado México tras el golpe de Estado en Bolivia, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo esta mañana: “Cumplimos con un deber político y moral: hicimos lo que consideramos justo y humano. Y no tengo nada que ocultar: respeto al presidente de Bolivia, Evo Morales, para que les dé comezón [a los conservadores]. Y lo considero un buen gobernante, aunque esto no es lo que nos llevó a tomar la decisión que tomamos”.

Agregó: “se dio asilo porque estaba en peligro su vida”. Y agregó: “ese presidente indígena dejó muy buenos resultados y ojalá se conozca cómo se comportó la economía, cómo sacó adelante a Bolivia que era un pueblo con mucha pobreza, con mucha marginación. Bolivia era de los pueblos más atrasados del Continente”.

Para los que tienen obsesión con el crecimiento, les recordó que Bolivia creció al 4 por ciento y además hubo desarrollo, ya que sacó de la pobreza a la mitad de quienes la padecían.

López Obrador dijo que espera que Evo Morales se sienta en México como en su casa, y que sí se reunirá con él cuando las agendas lo permitan, porque el expresidente de Bolivia tiene que tener su espacio. También indicó que el gobierno federal analiza muy bien lo que está pasando en Bolivia, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, para saber el tipo de relación que se mantendrá en el futuro.

Y agregó que se tiene el compromiso de asilar a todos los bolivianos que se encuentran en la embajada mexicana y a quienes han pedido, por lo que en breve se enviará por ellos.

Nancy Flores