Autor:

El presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió a quienes han rechazado el asilo al expresidente indígena de Bolivia, Evo Morales, como racistas. Eso, dijo, aún se padece en México aunque se oculte. Pero en ocasiones como ésta, “sale, muestran el cobre”.

Y contó una anécdota para referirse a esos “conservadores” y “racistas”: “Cuando era jefe de gobierno me invitó el gobernador de Veracruz que era Miguel Alemán porque iban a donar una cabeza olmeca a la Ciudad de México y se decidió ponerla en Santa Fe, y yo desde luego que acepté participar en la ceremonia en la que se iba a colocar la cabeza, símbolo de la cultura madre. Cuando me enteré dónde se iba a colocar, di instrucciones para que no se detuviera el tránsito porque cuido eso. Conociendo la zona y el pensamiento que ahí prevalece di la instrucción de que se cuidara que no se estacionara nadie en doble fila. El acto se extiende más de la cuenta: yo ya quería terminar lo más pronto posible y ya estábamos por terminar pero de repente pasa una señora en un carro elegante y me ve y baja el vidrio y grita: ‘Andrés Manuel, eres un naco’. Eso hay y es muy propio todavía de las actitudes [de los conservadores]; se padece de eso: aunque se oculta, hay racismo”.

Nancy Flores