Autor:

El cambio climático mundial sigue avanzando debido a la falta de acciones gubernamentales, lo que provoca el incremento desmedido del calentamiento global, huracanes, sequías, cambios en la temperatura y aumento del nivel del mar, hasta destruir diversos ecosistemas alrededor del mundo, señalaron expertos en la conferencia “Ciudades y comunidades costeras ante el cambio climático”.

Maritza Islas Vargas, especialista en ciencias de la sostenibilidad, señaló que en 2030 el planeta alcanzará 1.5°C debido al calentamiento global, fomentado por el consumo de combustibles fósiles. Al respecto, señaló que en vez de disminuir, se han invertido 20 billones de dólares alrededor del mundo en infraestructura relacionada, como minas de carbón, pozos petroleros, gasoductos y distribuidoras locales.

Agregó que el Caribe tiene un papel estratégico en el manejo de combustibles fósiles, porque es un punto de conexión entre los principales consumidores que son Estados Unidos y Europa, con proveedores como México y Venezuela. “El Caribe es enclave de refinación, es un espacio donde se coloca la infraestructura petrolera para situarse en el mercado global […] es un espacio que ha contribuido de manera importante al cambio climático, puesto que su aportación a la emisión total de gases de efecto invernadero es de 0.2”.

Islas Vargas afirmó que, durante el último cuarto de siglo, los bosques de manglares han disminuido en un 24 por ciento en todo el Caribe, así como más del 75 por ciento de los arrecifes de esta zona se consideran amenazados por huracanes intensos. Y añadió que “el 70 por ciento de las ciudades en el mundo ya lidian con los efectos del cambio climático y se prevé que este número aumente si se considera que más del 90 por ciento de las áreas urbanas son costeras”.

Relacionado a esto, el doctor Alfonso Vázquez Botello, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), habló de la relevancia de las zonas costeras y las problemáticas que éstas enfrentan, como la contaminación por minería y metales, zonas de desagüe, turismo y pesca ribereña, que impulsan el cambio climático y traen consigo sequías, huracanes y tormentas que ponen en riesgo la vida de miles de personas, 120 millones sólo en México.

“El impacto del cambio climático ha desencadenado el ascenso acelerado del nivel medio del mar, el incremento en la temperatura media del mar, el aumento en la intensidad de las precipitaciones y modificaciones en los patrones del clima, ocasionando la destrucción de ecosistemas, la mortalidad de especies marinas y el florecimiento de algas tóxicas nocivas”, apuntó el experto de la UNAM.

Además, Vázquez Botello expuso que en un libro que escribió en 2004 subrayó el peligro inminente de que aumentará la población en las zonas costeras, lo cual conduciría a una mayor demanda de uso de servicios públicos y energía, extracción de hidrocarburos, un incremento de la actividad portuaria y del uso de agroquímicos; lamentablemente –manifestó–, todas estas advertencias se cumplieron y traen como consecuencia para 2020 la destrucción de pastos marinos, corales y desaparición de especies, sumado al deshielo de los polos que no se detendrá, porque el 90 por ciento del exceso del calor que generan los gases contaminantes es absorbido por los océanos.

El académico recordó que al menos 196 países firmaron el Acuerdo de París para atender este problema. “Los últimos en firmar fueron Canadá y China, pero quien definitivamente se retiró fue Estados Unidos”. “Realmente, ¿qué es lo que hacemos? Año con año, mes con mes, hay planes, hay firmas, hay protocolos, pero no veo que se lleve a cabo ninguna acción, ninguna que diga con esto vamos a afrontar el cambio climático”.

Al respecto, en las instalaciones de la Facultad de Economía de la UNAM, los expertos resaltaron la importancia de crear políticas públicas y estrategias con una mirada interdisciplinar para resolver este fenómeno del cambio climático.

“Se deben tomar las distintas metodologías de las diferentes disciplinas para resolver esta problemática […]. No se trata de buscar un lenguaje único para explicar el fenómeno del cambio climático, sino que se debe buscar un enfoque multi y transdisciplinar en este caso”, aseguró Maritza Islas.

Para Alejandra Ramírez-León, doctorante del Instituto de Investigaciones Económicas, se debe vincular la generación de información científica con lo que se hace en el día a día para generar cambios, ya que “la información es poder y en la medida que se genere debemos ponerla a disposición de la gente que la ocupa para a partir de ahí crear políticas públicas para disminuir el impacto que sufren los ecosistemas […] estos diálogos  y reflexiones se deben transformar en acciones que nos ayuden a todos nosotros. No se requiere una única estrategia: se necesita una aportación de todas las disciplinas para generar cambios”.

El doctor Alfonso Vázquez reiteró que es importante tomar en cuenta todas las disciplinas para tener una mayor visión y panorama de lo que se está viviendo, y ejemplificó: “un sociólogo, para que nos explique lo que está pasando con las sociedades por el cambio climático; un economista que nos diga cuánto cuestan los daños causados por este fenómeno, el costo que vamos a pagar en las ciudades y no sólo las costas por estos desastres […]. Y quizá esto nos haga abrir los ojos de una vez ante esta realidad”.

Finalmente preguntó: “¿qué resultados quieren que les muestre a través de mis conocimientos y mis herramientas científicas para que realmente tengan la visión de que este estudio, este trabajo que les muestro les sirve, y al fin se den cuenta de los efectos del cambio climático?”

Viridiana García