Autor:

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que el nombramiento de Rosario Piedra Ibarra, al frente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), ha sido un acto de justicia.

“Se trata de una mujer que padece por la desaparición de su hermano, hija de doña Rosario Ibarra de Piedra, fundadora de Eureka, de las mujeres que en circunstancias muy difíciles comenzaron a buscar a sus hijos desaparecidos.”

Consideró que la decisión del Senado de la República “abre la posibilidad de que la CNDH deje de ser una pantalla, un organismo alcahuete del régimen; se profundicen las investigaciones, y se acabe con la impunidad y se le dé una respuesta a los familiares de las víctimas. Sí estoy contento con esta decisión.”

En la conferencia de prensa celebrada esta mañana en el Palacio Nacional, el titular del Poder Ejecutivo dijo que las críticas a Piedra Ibarra son normales porque “los conservadores no quieren que esto suceda, ellos quisieran tener ahí a gente disciplinada, a modo, como sucedió en todo el periodo neoliberal”.

Incluso, el presidente ironizó que en la CNDH siempre hubo “puro especialista, experto, doctores, graduados en universidades famosas de México y el extranjero, que se distinguían por cobrar bastante”.

Celebró que ahora llega a la CNDH una víctima directa, de la que tiene la seguridad que impulsará la profundización de las investigaciones y que se haga justicia.

Zósimo Camacho

 

Leave a Reply