Autor:

El Comité contra las Desapariciones Forzadas de la Organización de las Naciones Unidas emitió 570 acciones urgentes a nivel global en materia de desaparición, entre 2012 y el 18 de abril de 2019; de éstas, 356 fueron para México, es decir, el 62.4 por ciento.

Guerrero fue la entidad federativa de este país con más acciones urgentes, cerca de 200 –35 por ciento del total mundial–, aseguró Alan García Campos, coordinador de la Unidad Legal y de Análisis de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH).

Esto refleja “el nivel de crisis que existe a nivel nacional y en Guerrero”, subrayó el Coordinador durante el Coloquio “El estado de la búsqueda de desaparecidos en Guerrero. Retos y perspectivas”.

Además, señaló que México ha ocupado el primer lugar en acciones urgentes en 6 de los 8 años reportados por el Comité. Por ello, en el Informe del Grupo de Trabajo sobre las desapariciones forzadas o involuntarias 2019 que se presentó hace unas semanas se dedicó un apartado especial para el Estado mexicano.

“La Misión Permanente de México ante Naciones Unidas le expresó al Comité su preocupación por el registro de casos en que los presuntos actos habían sido cometidos por personas que actuaban con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado”, detalló Alan García.

Agregó que en este contexto y debido a que se identificó violaciones graves a las disposiciones de la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, el Comité solicitó a las autoridades mexicanas, desde 2013, la realización de una visita y por lo tanto se convirtió en el primer país al que la institución hizo esa petición.

Sin embargo, hasta el momento no se cuenta con información de que se haya avanzado en el tema y, según el representante de ONU-DH, “una de las razones por las cuales no se ha concretizado esta visita descansa en que la aceptación de la misma colocaría al Estado mexicano en el umbral del derecho penal internacional”.

Agregó que en el Informe se identificó que las medidas de búsqueda son “esporádicas, aisladas y no forman parte de una estrategia definida”. Muchas veces sólo se realizan cuando las familias son las que las promueven, como ocurrió con la Cuarta Brigada Nacional de Búsqueda que se realizó este año en Guerrero. Mientras que las búsquedas de las instituciones, en su mayoría, “se circunscriben al envío de oficios a hospitales y centros de reclusión”.

Aseneth Hernández