Autor:

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, manifestó su simpatía por la candidatura a la presidencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de Rosario Piedra, hija de la luchadora social Rosario Ibarra de Piedra, quien he cumplido más de 45 años en la búsqueda de su hijo Jesús, desaparecido de manera forzada por organismos de seguridad del Estado mexicano.

En la conferencia de prensa de esta mañana, celebrada en el Palacio Nacional, el titular del Poder Ejecutivo reconoció que la designación de quien encabezará la CNDH corresponde al Senado de la República. Pero expresa su deseo de que se elija a “gente honesta e independiente […] con principios y que realmente sienta el dolor que causa la violación de derechos humanos”.

Señaló que, desde su creación y hasta el momento, la CNDH tiene saldos negativos. “Es más lo que ha ocultado, lo que ha tapado, que lo que ha hecho para defender los derechos humanos”.

López Obrador abundó en que la Comisión guardó un “silencio cómplice durante mucho tiempo”. Ejemplificó con la letalidad observada duranmte el sexneio de Felipe Calderón “y la CNDH no se daba por enterada”. Dijo que todos los que hasta ahora han encabezado la institución han estado vinculados al régimen. Y que ganaban hasta 200 mil pesos al mes. “Cómo no iba a pelearse por culpar esos cargos”.

Dijo que para la CNDH “prefiero más a la gente que ha padecido que ha sufrido en carne propia violaciones a los derechos humanos: entregarles a ellos la encomienda”.

Sobre Rosario Ibarra de Piedra señaló que le tiene “mucha admiración y respeto”.

Zósimo Camacho