Autor:

Alan García –Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos– advirtió que en México existen diversos obstáculos administrativos, como el requisito de documentos de identidad, números de seguridad social y comprobantes de domicilio, que se vuelven condicionantes para el ejercicio de los derechos humanos de las personas migrantes dentro del país.

“La condición nacional o jurídica de una persona no es razón para privarlos de su humanidad ni de sus derechos humanos, ya que se encuentran protegidos por el derecho internacional de los derechos humanos”, agregó el Alto Comisionado.

Durante su participación en el Quinto Foro Regional sobre Migración y Protección Internacional indicó que existe un déficit en materia de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, donde los poderes judiciales distan de ser los espacios de protección idónea de los derechos humanos.

Indicó que el Poder Judicial mexicano debe potenciar el acceso a la justicia para hacer posible que los sujetos puedan reclamar sus derechos para que la normatividad tenga un carácter transformador, protector y garante de los derechos en favor de las personas migrantes, refugiados y sujetos de protección internacional.

Indra Cirigo