Autor:

A la empresa Kimberly-Clark, que durante el sexenio de Enrique Peña Nieto dejó de pagar 44 millones 415 mil 224 pesos de impuestos porque le fueron condonados, no le gustan las “nuevas políticas” y señala que “se requiere mejorar las condiciones para atraer más inversión en el corto plazo”.

“Seguimos viendo anuncios por parte del gobierno, o nuevas políticas del gobierno, que podrían no ser lo que nos gustaría ver para que la inversión se ponga en marcha a corto plazo”, señaló Pablo González Guajardo, director general de Kimberly-Clark de México.

En redes sociales, estas declaraciones fueron consideradas amenazas al gobierno actual y generaron campañas para dejar de comprar productos de esta empresa –como Kleenex, Huggies, Kotex y Pétalo– a manera de boicot.

La empresa, en un comunicado posterior, señaló que durante 2019 invertirá 3 mil millones de pesos y que “está comprometida con México”. Explicó también que “se requieren mejorar las condiciones” pero las declaraciones del directivo “no expresaron juicios particulares sobre políticas específicas”.

En el anterior sexenio, la empresa encabezada por Claudio X González Laporte, se benefició desde el inicio: en 2013 Peña Nieto emitió un decreto gracias al que esta y otras empresas lograron el perdón de sus impuestos.

Se trata del artículo tercero transitorio de la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio Fiscal de 2013 y la organización Fundar publicó recientemente una base de datos del Servicio de Administración Tributaria en el que se nombran las empresas beneficiadas.

Marcial Yangali