Autor:

Ante los enfrentamientos armados ocurridos ayer en Culiacán, Sinaloa, relacionados con la detención de presuntos integrantes del crimen organizado [entre ellos, Ovidio Guzmán López], Save the Children exhortó a las autoridades mexicanas a activar mecanismos de protección y atención inmediata a niñas, niños y adolescentes que se encuentren en zonas de conflicto.

Ello porque en los hechos del 17 de octubre los habitantes de Culiacán, incluyendo menores de edad, estuvieron expuestos “ante los peligros de la violencia exacerbada”, producto de la balacera, quema de autos y bloqueos que se vivieron en la ciudad durante y después de los enfrentamientos.

“Ni las niñas y niños, ni la población civil deben ser un objetivo de ataque o intimidación, ellos deben quedar fuera de cualquier conflicto o violencia presentada y se deben activar mecanismos especiales para protegerles ante futuros enfrentamientos”, informó Jorge Vidal, director de Programas de la organización.

A través de un comunicado de prensa, Save the Children informó que cuenta con reportes de menores que se quedaron encerrados en escuelas, “viéndose obligados a permanecer por horas agachados en el piso” para evitar el impacto de las balas.

Asimismo, la organización detalló que lleva registro de adolescentes que estuvieron atrapados en centros comerciales, restaurantes y otros espacios públicos, esperando a que cesaran los enfrentamientos.

“Hechos de esta magnitud dejan secuelas muy graves en la salud mental y emocional de las niñas y niños. Es probable que muchos de ellos vivan episodios de estrés post traumático y que no quieran regresar a la escuela para no revivir lo sucedido”, advirtió Vidal.

Save the Children se comprometió a dar seguimiento a la situación de violencia que vive Sinaloa y a activar mecanismos de protección especial a personal de campo, así como brindar apoyo a las autoridades.

Indra Cirigo