Autor: y

Estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (Fcpys) de la máxima casa de estudios del país marcharon este 11 de octubre para exigir la democratización en el proceso de elección para la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


Entre las demandas expuestas en las afueras de la Torre de Rectoría destacaron: garantizar seguridad en las inmediaciones de todos los planteles, ya que -señalaron- en la administración de Enrique Graue Wiechers se han registrado 18 muertes de estudiantes dentro de instalaciones de la Universidad. Asimismo, exhortaron a las autoridades abolir  la junta de gobierno (órgano que desde 1945 ha elegido al rector, de acuerdo con los manifestantes).

Además, la comunidad estudiantil se dijo “en contra” de la candidatura de la directora de la Fcpys, Angélica Cuéllar Vázquez, pues consideran “no llenará” el cargo como rectora (en caso de que gane las elecciones), pues “no ha cumplido sus promesas de campaña en su propia Facultad”. Denunciaron, también que su administración “ha tratado de tumbar la organización estudiantil”.

Aunque la doctora Cuéllar Vázquez  declaró a la prensa su “total rechazo al acoso y cualquier forma de discriminación hacia las mujeres”, las estudiantes resaltaron que en la Facultad ha actuado en complicidad con la violencia de género sufrida en las aulas. Por ello, las manifestantes dijeron  “no respaldarla” ni a su discurso, ya que “no nos conmueve”.

Acusaron que ni Graue ni ella han elaborado un plan eficiente para combatir la violencia machista, violaciones, acoso y feminicidios dentro de las instalaciones universitarias.

Los comerciantes de la Facultad de Ciencias Políticas acudieron también a la marcha para manifestar su inconformidad por el cobro de cuotas excesivas de los locales instaurados en la entidad educativa desde marzo pasado. Lo estipulado en el contrato es el pago de una renta que oscila entre los 5 mil y 6 mil pesos mensuales, además costear los costos en servicios de gas y luz. Por ello, pidieron “el apoyo de la comunidad estudiantil para evitar que sigan los abusos en los contratos”.

A las exigencias se sumó la participación del  Sindicato Independiente de Trabajadoras y Trabajadores de la UNAM (Sitaunam). Esta organización –conformada, este año, como oposición a los dos ya existentes– se pronunció en pro de la “dignificación del trabajo académico” y la “presentación de un programa especial de estabilidad laboral para profesores de la Universidad”, ante los salarios paupérrimos percibidos por los académicos de asignatura.

La manifestación recorrió el interior de diversas facultades, como Ciencias, Ingeniería y Derecho, para invitar a la comunidad estudiantil a unirse al contingente.

Algunas de las consignas que se escucharon fueron: “únete Ciencias, hoy es tu día: dale en la madre a la Rectoría”; “chinga de noche, chinga de día. ¡Ay cómo chinga, la Rectoría”; “ingeniero consciente se une al contingente”; “vamos a quemar, vamos a quemar la Rectoría, por machista y patriarcal”, así como “¡Cuéllar, entiende, la gente no te quiere!”

Jordana González/Karen Ballesteros