Autor:

En septiembre, Chiapas registró 26 muertes violentas de mujeres, por lo cual el chiapaneco Observatorio Feminista contra la Violencia reportó que fue el mes de mayor violencia en el estado.

De las 26 muertes ocurridas, ocho fueron clasificadas como homicidios, nueve como feminicidios “consumados” y cinco como “posibles” feminicidios; además, tres se consideraron decesos por caso fortuito y uno por causa de fuerza mayor. Dentro de esta categoría, indicó el Observatorio, siete fueron feminicidios infantiles.

Agregó que cinco de los nueve feminicidios “consumados” ocurrieron en la región Altos tsotsil-tseltal, situación que no tiene precedentes en todo lo que va de 2019.

De acuerdo con su reporte mensual, también se registraron siete feminicidios en grado de tentativa, 29 denuncias de mujeres desaparecidas y una mayor incidencia de violencia sexual en mujeres; 50 por ciento le ocurrió a niñas menores de 12 años; 33 por ciento, a niñas de 13 a 17 años de edad, y 17 por ciento, a mujeres de 18 años o más.

De acuerdo con  datos del Observatorio Feminista de Chiapas, los municipios donde ocurrió mayor violencia en septiembre son: Huixtla, La Trinitaria, Tapachula, Chiapa de Corzo, Comitán, Mapastepec, Tecpatán, Palenque.

La organización destacó que las autoridades aún no han publicado los resultados ni el seguimiento del proceso de investigación de la muerte violenta de una mujer y una niña de facciones centroamericanas en Palenque, el pasado 22 de septiembre, quienes fueron encontradas en un automóvil sobre el río Chacamax en el cruce de la colonia Lacandón.

El observatorio remarcó que tampoco se conoce si se siguió bajo el Protocolo Latinoamericano de investigación de muertes violentas de mujeres femicidio/feminicidio el asesinato de las niñas Abigaíl “N” y Esther “N”, del municipio de Tila, encontradas con veneno en su estómago el pasado 13 de septiembre.

El Observatorio Feminista Contra la Violencia a las Mujeres de Chiapas agregó que, aunque la información proporcionada no comprende cifras oficiales de autoridades estatales, “son una mínima muestra de la gran y grave problemática que refleja el estado”.

Viridiana García