Autor:

Gastos millonarios “injustificados” de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), durante la gestión de Rosario Robles Berlanga, quedaron evidenciados en la auditoría interna 09/2015, denominada “Gastos destinados a las Partidas de Comunicación Social ejercicio 2014”.

La auditoría “reservada” elaborada por el Órgano Interno de Control de la Sedesol refiere que “la Jefatura de la Unidad de la Oficina de la Secretaría y Comunicación Social llevó a cabo las adquisiciones incumpliendo los procesos establecidos por la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público (LAASSP) y su Reglamento”.

Se identificó que un total de 30 adquisiciones, por un monto total de 10 millones 946 mil 269 pesos, se realizaron por adjudicación directa y sin ningún tipo de investigación de mercado por la Jefatura a cargo de Ramón Sosamontes Herreramoro.

Además, dos de estas adquisiciones, por un valor de 7 millones 650 mil 246 pesos, evadieron el proceso de licitación pública argumentando el artículo 41 de la LAASSP para casos en los que se peligre o se altere el orden social, la economía, los servicios públicos, la salubridad o el medio ambiente. No hay evidencia que justifique ello, señala la auditoría.

Tampoco se encontró evidencia de las actas de las sesiones extraordinarias del Comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios de la Sedesol, por lo que no se puede saber quién aprobó, en estas reuniones, la contratación por adjudicación directa.

Tras la detención de Rosario Robles en agosto pasado, Ramón Sosamontes solicitó un amparo para protegerse de cualquier orden de aprehensión en su contra, misma que aún no existe. Sin embargo, las cuentas de este funcionario perredista permanecen bloqueadas por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Marcial Yangali