Autor:

El senador José Narro Céspedes, presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, expresó que la regulación en la producción de cannabis contribuiría al crecimiento económico en diversos sectores del Estado mexicano.

El control de la marihuana abre una gran oportunidad para que los campesinos que se dedican a sembrar puedan salir de la pobreza, ya que, actualmente, la mayor parte de las ganancias de esta actividad se las lleva el crimen organizado, señaló.

Además, el legislador por Movimiento Regeneración Nacional subrayó que el gobierno debería establecer un mecanismo de asociación con los campesinos que permita conocer la cantidad y el destino de la cannabis cosechada, así como desarrollar un mercado que pueda crecer internacionalmente, para aprovechar los tratados de comercio de los que el país forma parte.

Indicó que se debe prestar atención a los otros usos que se le puede dar a esta droga, ya sean medicinales o energéticos. “La eliminación de la prohibición permitirá el desarrollo de investigaciones que exploren nuevas funciones de la planta”.

Por su parte, Don Hagans, experto en marcos legales y regulatorios internacionales sobre productos de salud y médicos, explicó algunos de los pasos que debería recorrer la marihuana para poder ser legalizada en México, entre los que se encuentra la creación de una ley federal sólida que regularice todo el proceso: siembra, procesamiento y venta, la vigilancia regulatoria que contemple licencias otorgadas con un solo criterio.

También se debe considerar el establecimiento de los niveles de fiscalización apropiados, para que los beneficios de la comercialización repercutan en las finanzas públicas.

Además, indicó, es necesario el ordenamiento de los puntos de venta, ya sean productos médicos o recreativos, y una diferenciación publicitaria que considere experiencias internacionales, como la de Nevada en donde se difunde publicidad abierta sobre el cannabis.

Viridiana García