Autor:

Como Contralínea lo adelantó, Eduardo Medina Mora –quien renunció esta tarde a su cargo como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación– ha enfrentado un escrutinio minucioso por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera, que dirige Santiago Nieto.

Desde hace unos meses, la UIF fiscaliza no sólo las cuentas bancarias del ahora exministro, sino también de su esposa y otros integrantes de su familia.

Hasta ahora, las investigaciones han descubierto cuantiosas transferencias y triangulaciones de una institución financiera y un fideicomiso.

La Unidad de Inteligencia Financiera –que depende de la Secretaría de Hacienda– también ha sometido a un riguroso análisis jurídico fiscal el testamento que dejó su hermano, el banquero Manuel Medina Mora, fallecido a principios de agosto de 2019, y quien había sido copresidente de Citigroup.

Eduardo Medina Mora fue uno de los invitados especiales en la boda de la hija del abogado Juan Collado –actualmente preso en el Reclusorio Norte–. El suntuoso acto molestó mucho en Palacio Nacional, porque el grupo priísta ligado a Carlos Salinas y Enrique Peña Nieto demostraba así su nivel de impunidad.

 

Leave a Reply