Autor:

El extinto Consejo Mexicano de Promoción Turística (CPTM) no sólo desvió alrededor de 3 mil millones de pesos a cuentas propias y de empresas en Estados Unidos durante el sexenio de Enrique Peña Nieto (como denunció el pasado 24 de septiembre Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera), sino también dejó de pagar a sus acreedores.

Resulta que a pesar de que en la campaña electoral el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador ya deslizaba la idea de extinguirlo, la administración de Héctor Flores Santana no se abocó a sanear sus finanzas. En ese contexto, se anunció oficialmente el proceso para desaparecer el CPTM en diciembre de 2018 y se formalizó el 31 de julio pasado, cuando todavía arrastraba un desastre financiero que incluía el tema de sus pasivos por más de 55 millones de pesos.

Entre los acreedores del CPTM se encuentra hasta el Servicio de Administración Tributaria: y es que el Consejo adeudaba más de 7 millones de pesos del ISR (impuesto sobre la renta) por retenciones por salarios.

De ello dio cuenta puntual el Órgano Interno de Control –que depende de la Secretaría de la Función Pública–, en la auditoría interna 01/2019. Ésta fue ordenada con carácter de urgente, refiere el reporte final fechado el 2 de abril pasado.

Éste indica: “del análisis y evaluación de riesgo realizado en 2019 por este Órgano Interno de Control, para la elaboración del programa Anual de Auditorías 2019, en el Mapa de Riesgos Institucionales se ubicó en el Cuadrante I ‘Atención Inmediata’ el riesgo relativo al proceso de desincorporación realizado en forma deficiente y en desapego a la normatividad aplicable; por lo que fue necesario programar en el primer trimestre de este ejercicio fiscal una auditoría a la Dirección General Adjunta de Administración y Coordinación Internacional, para revisar los aspectos relacionados con el registro V control del pasivo circulante derivados de los compromisos contractuales suscritos para la operación del Consejo de Promoción Turística de México, SA de CV”.

Los trabajos de auditoría iniciaron el 11 de enero de 2019. Al concluir, los resultados arrojaron que, “de acuerdo con los registros contables al 31 de diciembre de 2018, el CPTM contaba con un registro de Pasivos por la cantidad de 55 millones 153 mil 738.77 pesos; representando el pasivo circulante (39 millones 311 mil 712.77 pesos), objeto de la revisión, el 71 por ciento de las obligaciones a corto plazo contraídas y registradas por la entidad”.

El OIC determinó dos observaciones. La primera corresponde al “Informe y declaraciones por el pago del pasivo circulante al cierre del ejercicio fiscal 2018”, que en su apartado de “pasivos ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público” descubrió anomalías.

La auditoría señala que “a fin de informar a la SHCP, el CPTM remitió a la Secretaría de Turismo el informe de los pasivos de la entidad al 31 de diciembre de 2018. Al respecto, los pasivos por concepto de impuestos fueron por un monto de 2 millones 429 mil 836.29 pesos. Del análisis a la información remitida se efectuó la comparación de las cifras reportadas en el informe a la SHCP, con la balanza de comprobación proporcionada con cifras al 31 de diciembre de 2018, observándose diferencias entre ambos documentos por la cantidad de 7 millones 651 mil 357.96 pesos”.

Otro aspecto que llamó la atención de los contralores fue la declaración del ISR, porque el 16 de enero de 2019, el CPTM realizó el pago de impuestos federales correspondientes al mes de diciembre de 2018 ante el SAT; pero los pagos ascendieron a 3 millones 568 mil 754 pesos. “El importe declarado difiere con la información proporcionada en la balanza de comprobación del CPTM, así como con el importe reportado ante la SHCP, observándose una diferencia entre la balanza de comprobación y el importe pagado por ISR por retenciones de sueldos por la cantidad de 739 mil 420 pesos por retenciones pendientes de pago al 31 de diciembre de 2018”.

También en el impuesto sobre nóminas hubo inconsistencias. “El 17 de enero de 2019, el CPTM pagó el impuesto sobre nómina correspondiente al mes de diciembre de 2018 por la cantidad de 396 mil 603 pesos. El importe declarado por el citado impuesto difiere con la información registrada en la balanza de comprobación del CPTM, así como con el importe reportado ante la SHCP, observándose una diferencia entre la balanza de comprobación y el importe pagado por el impuesto sobre nóminas por la cantidad de 206 mil 85.34 pesos por concepto de impuesto sobre nóminas pendiente de pago al 31 de diciembre de 2018”.

La segunda observación correspondió a los saldos en registros contables de cuentas de pasivo a corto plazo con antigüedad superior a 1 año. “De la revisión a 105 registros auxiliares proporcionados por la Dirección de Recursos Financieros durante la auditoría, se identificaron saldos al 31 de diciembre de 2018 con antigüedad superior a 1 año en las cuentas que integran el pasivo a corto plazo del CPTM por un monto de 39 millones 311 mil 712.77 pesos, integrados de la siguiente forma”:

Así, el desastre financiero que heredó la pasada administración en una de las instituciones insignia del derroche y, al parecer, la corrupción. Al menos en el caso de las transferencias multimillonarias, aunque Santiago Nieto no profundizó si éstas se hicieron al inicio del gobierno pasado, cuando el Consejo estaba a cargo de Rodolfo López Negrete Coppel, o después, en las administraciones de Lourdes Berho o Héctor Flores Santana, el hecho es que ya fue denunciada ante instancias judiciales y pronto podrían caer algunos exdirectivos, acusados de los delitos de peculado, ejercicio indebido de funciones o enriquecimiento ilícito.

Nancy Flores

[AGENDA DE LA CORRUPCIÓN] [COLUMNA] [SEMANA]

 

Leave a Reply